9 feb. 2015

EL CORDÓN UMBILICAL DEL MAR A LA TIERRA Y LAS ESTRELLAS





Venimos del mar,
lo grita el líquido amniótico,
somos de la tierra
Un delfín salta sobre las olas crispadas,
una bocanada de aire
Secular la gran tortuga desova
lentamente sobre la playa
Mi corazón detenido,
vuelve a latir
al ver las dos palmeras
El velero cruje sobre los filosos arrecifes,
se sabe resguardado
Por proa juegan los delfines
anunciando la laguna azul y la blanca arena
No podemos vivir sin la certeza
y el mar es el espacio incierto
De allí la libertad y el desasosiego
que imprime a nuestra alma
El marino lo añora cuando está en tierra,
en la mar añora la tierra
Los poemas sobre el mar
están escritos con aliento de mujer
Sobre playas
de arenas coralinas y palmeras delirantes
Es nuestro cordón umbilical desde el mar
con la tierra y las estrellas
Juan David Porras Santana