9 feb. 2015

AL DESPUNTAR EL SOL


A la mujer única compañera
Te propongo el mar,
es náutica mi intención,
es tu angustia planetaria
Dispuesto el mar
y caen gravemente tus pestañas
Te insisto en la necesidad
de que tus pulmones
sean una extensión de tu alma
Te cuesta sentir más allá
de la organicidad
y el funcionamiento fisiológico
Son tanto los años,
desde que tu arcana osamenta
prescindió del ritmo
Recuerda, siente la expansión
y la contracción
que te prepara para la regresión
Tus ciclos son para mí,
oxigeno, sólo así te puedo encontrar
Mi disminuido corazón,
ha comenzado a sanar
pero necesita de tu regresión
Sólo así podrás tenerlo en tus manos
y acariciarlo para que reaccione
Cerrados todos los círculos
comienza a levantar el sol,
te haces tan accesible
Que me permites penetrar
dónde ni siquiera tú has estado
Me doy cuenta que no había misterio
que todo había sido hipertrofiado
Tu yo, quería que te vieras
más compleja de lo que realmente eres
Es la prueba de que Dios
existe en nosotros y lo hemos mitificado
Juan David Porras Santana