21 feb. 2015

LOS AMANTES DEL SABER


Tus noches son mías
Dejas el día para guardar
las emociones, los momentos
Que conmigo compartirás
Quieres que nuestro lecho
Sea el peripato de un diálogo
Dónde terminamos abrazados
Tan próximo a la unicidad
Tan vertiginoso como el abismo
Tan quedo
como la calma chicha en la mar
Hemos superado los espasmos
del sexo incontinente y desmesurado
lo hacemos
como una larga tarde de verano
Somos los hijos de los primeros
Todavía nos sorprende el fuego
Que nace de la hoguera
de nuestras noches perpetuas
En el firmamento
ya las estrellas no tienen nombres
Cada noche las bautizamos
Dependiendo de nuestros besos
de nuestro éxtasis,
de las transfiguraciones
No hay miedo
porque no son
irremediables los sueños
El inconsciente
lo abolimos por innecesario
Como sabemos lo que queremos,
no mentimos
El placer de decir
lo que se piensa y lo que no
Nos hace tan libres
como el salto de un electrón
Amada tanta dicha
y aun así queremos más
Será que nos hicieron creer
que eso era pecar
Amor es, la inocente actitud
frente al universo
De nuestra capacidad ilimitada
de aspirar al todo
Por el simple hecho
de que si hubiese más
lo devoraríamos con más avidez
porque somos los amantes del saber
Juan David Porras Santana