14 feb. 2015

HOY SENTÍ QUE DILATÉ MI CORAZÓN POR Tí




Como los buzos libres hoy contuve
la respiración para llegar a ti
Gravité en torno a tu esencia
que como el mar estás hecha de salHoy quise escuchar las palpitacionesde tu no ser, es tan hondoque necesitaba del aire que no tenía ,me llevó hasta ti el mal
Suspendido moría por llegar
más allá del límite
y el límite me llevó a ti
A ti mujer que en una abandonada
concha marina habitas sin mi
La grava del fondo la removía
la corriente de la vida pero no a ti
Insisto, porque conozco tu corazón,
es como un abanico de venus
Lo mueve la marea no tiene voluntad
es generoso siempre se da
Por eso escogiste el mar para sentir
que la ingravidez te permitiría abandonarte
Asciendo por la costumbre de expandir
mis pulmones siempre inciertos
Desnudaste todo tu ser
para que no dudase de tus buenas intenciones
Detrás de la carne viva está el nácar
de tu concha que sabes anhelo
Siempre lo guardaras como el jugador de póker
que bajo la manga tiene un as
Juan David Porras Santana