21 feb. 2015

INCESANTE MUJER




No pido riquezas, ni esperanzas,
ni amor, ni un amigo que me comprenda;
todo lo que pido
es el cielo sobre mí y un camino a mis pies.
Robert Louis Stevenson
Paso lento, firme y seguro
Sé lo que busco y lo que quiero
No tengo un rumbo sólo advertencias
En un camino lleno de fragantes hormonas
Me distraen las exóticas orquídeas
Pero no dejo de mirar la flor del cactus
Todo es un Edén como el de los primeros
Me detengo y sé que no puede ser
La mujer es belleza pero mucho más
Es de noche y las estrellas me susurran
Busca en las rojas arcillas del planeta
los azules que confunden al mar con el cielo
Caminé y la terracota si hizo sangre
El horizonte era una pugna de zafiros
La mujer es confusión sólo para el hombre
En un oasis se reflejó en el espejo de agua
Tu rostro, ¡Oh mujer emancipada!
Supe entonces
que mi búsqueda apenas comenzaba
La mujer que buscaba era libérrima
No podía estar en cubos, ni en esferas
Pertenecía a un mundo sin geometrías
Olvidé la cartografía, me convertí
En un perseguidor de instintos
Usé el instrumental de la mujer
Presentimiento, pasión y entrega
Ya no dejaba huellas en el camino
Porque su trayectoria
ya no era del reino de este mundo
Me sumergí en la constelación de Andrómeda
Para terminar dándome cuenta
Que caminé siempre entorno a ella
No la veía porque como un esquizofrénico
La separé en pedazos que solos, no eran ella
La mujer es un todo, entero, indivisible
Niña , adolescente, amante , madre
No son estados, ni funciones
Es simplemente un universo opuesto
Que por lo mismo nos atrae sin explicaciones
Juan David Porras Santana