30 jun. 2014

ATRAPADOS EN LA CÁRCEL DEL UNIVERSO



Que importan las cosmogonías
Los otros mundos que vislumbramos
Si en el fondo de ti,
Sabes que estamos solos, inequívocamente 
Por qué entonces no ejercer la megalomanía
Como lo hace el Pran del penal de Tocorón
Los siete ricos de la nueva Persia
Que controlan la información, el poder
Con el que tejen su red invisible de patrañas
sobre las restantes almas del sórdido planeta
Megalomanía no para el mal sino para el ser

Por un momento detén todo
Piensa que espanto el cielo o el infierno
La inmortalidad del alma
Si todo lo tienes a la mano
Disponible, simplemente  renuncia
a los premios de la otra vida
por qué esperar para cobrar
por una promesa de un eterno bienestar
o por temor al castigo eterno que nunca llegará
mientras no decidas , todos tus día arderás
o peor aún morirás de abulia
por actos incompletos
por decisiones protoplasmáticas y
como una medusa flotaras
a favor de la corriente de turno
sin gobernabilidad suspendido
en un caldo espeso de tanto esperar

Ser humano que fatalidad
Nos supera el hermoso tigre de bengala
él sabe que orilla horadará,
Sin pensar en el más allá
Busca la perfección de la trascendencia
Escoge y es escogido por la selección natural
En cambio tú y yo creemos saber escoger
Porque lo hacemos con el corazón
Que es tan inútil
como una brújula en el polo norte
Al final somos víctimas del azar

Trascender no sólo
es tener la próxima generación
Es volar más alto
Sumergirse más profundo
Dar el beso que arranca otro beso exponencial
Escribir el verso non plus ultra
Dormir siete años
Alucinar otros siete años más
El límite: la supervivencia
Qué hermoso pertenecer a esa categoría 
¡ SUPERVIVIENTE!
Y luego simplemente incorporarse
De nuevo a la tierra
Como abono , como bacteria
Como hongo

¡ ESO ES VIVIR! 


Juan David Porras Santana

29 jun. 2014

TRENZARÉ MI ALMA A TU CABELLERA



Me consumo en el azabache de tu cabellera
Cierro mis ojos y se cuando llegas
La mariposa  de Cuba  me incorpora
Todos lo que rodea a tu cabello azulejo
Es blanco y su aroma se me clava
Es una corona de laureles en mis corneas

No lo quiero acariciar, lo aspiro
Por belfos, poros, retinas
Sin sus ondas al son del aire y cuello
No habría conocido el priapismo 

del fin de las horas
La música que renuncia al sonido
El silencio que antecedió al universo

En tu cabeza redonda de bebé perfecto
Como si Dios hubiese querido omitir todo
Hizo  de  tu  cascada cabellera
Y  tus ojos cóncavos espejos, la belleza toda

Nocturnidad que me envuelve
Cuando desde ningún sitio miras
fijamente mi perfil y nada dices
Te siento morena en las dos flamas
Que en el fondo de tus ojos
Invitan a liturgias de perdición
Arcángel del exterminio y del amor

Y pensar que antes de entorchar tu cabellera
a mi alma constreñida
Eras el espíritu más libre y noble
Que llevaba bienestar  a los dolidos al desposeído
Pero acaso eso no soy yo, Furia de mi corazón

Juan David Porras Santana





 


BLANCANIEVES






Una gota de sangre se expande sobre la nieve
Un bosque se despierta y se hace cruel devorador
Detrás de su mojigata existencia
Se paladea en  su alter ego
la exquisitez  de su oscura pasión
Ninfomaníaca  sombra que fornica
Con todas las formas de la existencia

Usa a su antojo a los seres vivos y a los minerales
Veneno para su sangre,
odio reprimido hacia la ternura
Placer que crece
con la maldad de una mosca muerta
La corona de espina que nos confunde es la deidad
Bruja hermosamente dotada
para el  incesto por caridad

Cazador mantén  tu ebriedad, no te confundas
Los enanos te conocen
por el cornudo del nunca jamás
¡Cómo la van a gozar!
¿es qué acaso no la merecen?
Su vida es la lujuria de duendes, solsticios, abismos

¿Al final reinará?,
siempre lo hizo primaveral  idiota
Nació con la cabeza fría
y el vientre como una hoguera
Y mucha sangre corre por sus venas,
nunca se saciará

Juan David Porras Santana


27 jun. 2014

LA POZA AGUAMIEL




La cascada reposa sus aguas en aguamiel
Se diluyen en ella las piedras del cielo
La grava del fondo, relicto de diluvios sin fin
La columna de agua es la gradación del verde
Que en su agónica pérdida de luz se hace gris

Bajo la cascada
un pequeño nicho nos resguarda
La hemos llamado la cuja de los novios
Sentarse en él,
es reinar como dioses del amor y del agua
Todos los olores de la selva
se convierten en densos viajeros del aire
Como si los heliotropos, las orquídeas
fueran por un soplo de la nada ,
los aromas de lo inextricable

Nuestros sentidos volaron
Somos cuerpos trenzados
Como un brazalete Zulu ,
esmerado por la devoción a lo amado
Afueran observan a través de la cortina de agua
Y nos confunden con dos cobras
apareándose o acabándose
Jadeantes nos traga
el torrente de sudor y de agua

Aguamiel, siempre y sin vacilaciones
El trueno que antecede la precipitación
de la sustancia de que está hecho el trópico
De la sangre que se dispara del corazón
hacia la conjunción de los resueltos genitales
Las bocas, dos cayenas rojas que se canibalizan
El empuje del agua
permite la penetración a lo insondable
Allí no hay límite
entre el esfuerzo tenaz y el prolongado orgasmo

¡Ay aquel remanso de dos cuerpos!
Hechos agua de manantial profundo
Que se anhelan y se constelan
por la belleza del acto y del continuum
de la vorágine de la selva
y su entramado lenguaje

Juan David Porras Santana









26 jun. 2014

LA CONDICIÓN




¿En qué se parecen las mujeres a las matemáticas?
 En que no cualquier idiota las entiende.
 Anónimo

Decidido a sentir lo que allí palpita
Ascendí
Cuanta diferencia
desde el momento embrionario
Dulcinea realmente que quijotesco soy
Camino entre el laberinto de mi laboratorio
Soy un alambicado ser, serpentines ad infinitum
Por eso reniegan de las razones y son intuiciones
Lo que dimana de la esencia de una mujer

El recinto un cuarto oscuro
Dónde revelan kilómetros de película
A la velocidad de la luz
Como he perdido mi tiempo decantando
La substancia  de lo primigenio
Cuando todo estaba revelado ya en ti

Tardía mi búsqueda, me agota
Permíteme por lo menos abrevar en ti
De manera directa el futuro
será la prognosis que acerca nuestros mundos
Cuanta insolencia para un ser que concibe
Que no busca sino la continuidad del ser
Y para la que he cavado una tumba en la nada
Creyendo que inocente en ella descansará

El huracán arrasó al archipiélago
El bosque tropical yace en el coral
El coral disperso por la marejada
Volverá a empezar, quiero estar allí
Sí, con ella  desde el nuevo comienzo
No quiero perderme la superioridad
De levantar desde la nada, el todo
Que hay en tus entrañas, mujer


Juan David Porras Santana




25 jun. 2014

ANDRÓMEDA, MI TELÚRICA Y CELESTE



                                 A Betty Ibhr

Un nopal ardiente me dice, aquí es
Somos una y todas las tierras 
No sigas dando tumbos
Tu eje pasa por mi centro
Describe un arco perfecto
Entre tu noúmeno y mi mito de las cavernas
Amplio camino que aun cuando espectral
nos revuelca
sobre las rojas arcillas del planeta

Temía que mi ardor me consumiera
Y no fuera avivado y aplacado por ti
Soy Andrómeda telúrica en el día
Y la constelación más definitiva de la noche
Por eso cuando naciste estaría entre tus sábanas
Y protegiendo desde el cosmos  los ardides
de tu incontenible imaginería

Soy la  Andrómeda de los Huastecas
Que a diferencia de la  griega
No gobierna a los hombres, los encamo
Mis artes, son la extenuación de las carnes
y los prolongados orgasmos libres de entropía
Mi belleza y poder está en el centro de mi ser
no como la de Peleas que nunca dejó la periferia

No te atrapa mi belleza, sino mi planta carnívora
Soy la devoradora sólo del gran falo sodomita
Y por el puedo esperar muchos milenios
Porque sé que mi espera será recompensada
Mis divinidades las debo
a nunca hacer conjeturas
Camino sobre rocas volcánicas,
no sobre agotadas areniscas
por eso dame duro hombre iconoclasta

Juan David Porras Santana






 


23 jun. 2014

DESPLANTE DEL VERBO



No hay latrocinio en la palabra
Ella es una permanente entrega
Mejora con el mal uso
Porque brilla la impoluta
La que requería ser nombrada adecuadamente
Y todas las demás se hacen evidentes fraudes
Por eso Safo tenía que nombrar Jardín
Por eso Quevedo, Catedral
Por eso Blake, Hell
Poe, Cat
Neruda, Cordillera
Vallejo, Heraldos
Borges, Esquina
Y tú mi amada ,  Préndeme

Juan David Porras Santana




22 jun. 2014

EL ATOLÓN DE MEDEA





Línea equinoccial eres el Vellocino de Oro
La búsqueda que hace de sí misma  la huida
La imagen inequívoca sobre aguas cristalinas
Todo lo escrito para ti, mi Medea, lo devoro
No hay traslación; simple y metódica mitología
Sí, de ustedes heredamos el arte de narrar
Del cual he hecho mi epifanía, Medea mi guía
Tus muslos dónde encajo mil veces y mil más
Dónde agoto mi erotismo y muto a lo innombrable
A lo que me muestran los cuencos blancos de tus ojos
Tu hechicería te vuelve brisa ante tanta agonía
Desesperados nos perdemos  en gigantes hogueras
de aquellas que avivaron las primeras orgías

Medea no me protejas quiero que sientas mi poder
que no está en la magia, sino en estas aguas turmalinas
Que cuando rompo el espejo de agua y te entrego el pez rojo
Soy un Argonauta que te entrega su viril cosmogonía
Y no espera nada a cambio , solo ver tu dorada piel

Quedémonos  aquí, a veces avanzar es esperar
Pero una espera sin recompensa, sólo esperar
Y veremos que sin querer el destino se hará insólito
Hasta para ti que todo lo puedes avizorar,
aun así, te sorprenderá


¡Qué aislado y místico este abandonado  coral!
Medea, rodeado de la paleta  sustantiva de azules
Vivificamos nuestras almas en la costa de barlovento
Aquietamos nuestros demonios en la costa de sotavento
Nunca pensé en el bienestar de vivir en un grano de sal
Siempre que tú en él, me correspondieras
Medea eres esta isla
dónde nuestros huesos se confundirán
con la blanca arena que consiente la mar

Juan David Porras Santana






21 jun. 2014

LA DESESPERADA BÚSQUEDA DE APROBACIÓN



  El YO de todos es idéntico,su dominio depende de lo que lo dejes crecer

Yo soy lo que tú quieras
Mientras más tú más yo
Pero impenetrable mi ser
Se yergue sobre el mar azul
Ni sus tormentas, ni sus revelaciones
Lo alteran, lo asombran, lo acongojan

El perturbado yo, sigue a las manadas de Ñu
Para asegurarse que son tan torpes
como tú y como yo, ninguno se distinguirá
Sólo él, perseguidor implacable, asesino serial
El invisible, el misterio, el arcángel atroz

El dolor que me produce
la medusa  es quien soy
impávida lleva la muerte
sin la voluntad de Dios
no necesita de su aprobación

Mientras nosotros, la masa
Sostenemos la guerra del gran imperio
del l insaciable  megalodón , el Dios Aprobación
No hay que mirar al cielo está siempre contigo
No lo busques en las antiguas escrituras
No lo invoques, ni huyas de su reino
Eres tú, sí, sin espanto, sin asunción
Encriptado en tu mente, es un virus
Que construye como las hormigas  obreras
Y reina sobre el detritus que terminas siendo tú

El despiadado, el déspota, el malintencionado
Tu peor enemigo, el embaucador amigo,
el único, pero se hace legión
¿Quieres qué te de el arma de tu liberación?
Toma unas flores de camomila, haz una infusión
Duérmete y no pienses más, solamente a lo hecho pecho
Olvida tus hazañas, tus patrañas, amnesia total
Y verás que mañana  la costa lejana,
es tierra firme , el terrible imperio del YO
Y solo, en tu isla rodeado de aguas prístinas
Volverás a caminar derecho, elemental  como la sal
Pitecántropo  Erecto entonces volverás a reinar

Juan David Porras Santana



 

19 jun. 2014

EL NOCTURNAL



                                  A María Belén García

La garza mulata anticipa la noche
Su canto gutural es el sobresalto del manglar
El leopardo se despierta
con la bóveda celeste a cuestas

Yo atravieso las puertas  batientes
que me separan de  la gravidez nocturna
La noche es todo lo que prohíbe el día
Cuando en ella caminas puedes sentir
La oscuridad y la calidez  del vientre materno
La cierta y artera levedad del celaje del gato
El presentimiento de la mujer de mujeres
El atisbo del verso que solo revela el nocturnal

Insinuaciones que se quedan en eso
Premoniciones que se hacen realidad
No esa noche  sino las que  en deja vú
hacen retruécanos con la memoria

Soy hijo dilecto de la noche
Como lo fueron mis padres con oropeles
Mientras las mías son como las del búho 
Como las de la esquina de la barra
dónde Joaquín Sabina se ponía a la orden
de mares, mujeres, terruños, endecasílabos
demonios, disonancias
de su microcosmos de música y literatura

La misma esquina que en esta latitud
dónde solo o acompañado yo jugueteaba
con una abandonada dama a toque de bongó
y el látigo del contrabajo empujaba mi lengua
lacerando la garganta de la lujuria

Noche de aquellos momentos idos
Y regurgitados en la menos esperada de todas
Sabían que la historia se hace de noche
Y se escribe de día, por eso pierde tanto
Porque la noche se hizo como la gran excusa
Para aceptar los desvaríos, las alucinaciones
Únicas fidedignas versiones de lo ocurrido
Por lo cual podemos repetirnos ad libitum
todos los días

Juan David Porras Santana

 



16 jun. 2014

ASÓMATE POR FAVOR




Los Jardines Colgantes de Babilonia, no están
La buganvilia colorea de morado la gravedad
Verás en mi diáfana alteridad que son lo mismo
Una insinuación de la belleza que de ti en mi va
Como un sinuoso y espléndido rio
Que no busca desembocar sino regresar al origen
Y esa eres tú, sol naciente de mi ocaso existir

Los grandes gneises negros
te hablan de mi pesado corazón
El flujo verde coagulado en mis arterias
Te explica mi tardía respuesta para el amor
Palpitan los sonidos graves que le dan
ese tono grave a mi fachada, pura pretensión
Esa inmensa risotada que también a veces soy

Por eso y por nada te pido, asómate
Mira adentro, más adentro, vamos sin temor
Que el que te ama, allí se esconde
Tembloroso  de  rechazarte por amor

Juan David Porras Santana

MI VIDA CON MAYTE


En la antípoda exacta, Mayte se reveló 
Mujer  que se opondría a mí 
Y por lo tanto alcanzó el zenit de mi amor 
Me ama tanto que es capaz de no llorar 
Otrora, no por mi,
se le secó el corazón de tanto hacerlo

Un águila blanca se tiño con su sangre
Y vino a mí con la serpiente en su pico  
Ofrenda de esa clase de amor tan antiguo 
que no podría ser entendido , arena milenaria 
claves insensatas , chamanica devoción

Un alud de dudas se cuece lentamente
Le fascina decantarlas en su alambicado corazón 
Ya que su certeza la dota de total premonición 
En este juego sagrado me he consumido a su lado
He palpado su dicha, es tan honda
que ni a ella pertenece ,
sólo a las criaturas de altamar 
de cuando en cuando
como las ballenas  vara en la playa 
todos la miran , la desean ,
nadie se atreve a entrar en ella
Como esos gigantes cetáceos
ha descendido hasta  las fosas del olvido
y reaparecido
cada vez que mi cruel arpón 
me hace el Capitán Abad
de su historia de amor 

Es nuez moscada, especias del arco menor 
Dicen sus ojos que su belleza es venenosa 
Advierten que no la toques
como el crótalo lo hace
a la temible cascabel  del  Pacífico Sur 
Seguro estoy que su linaje se conecta 
Con Afrodita y Platón
de allí  su dicotomía 
Y esa manera de ser que la hace 
La antípoda mía, mi sueño despierto y mi agonía 
Por eso la amo con la holgura
de un tiempo laxo y en el más explayado espacio 

Juan David Porras Santana 

  


15 jun. 2014

LA BÚSQUEDA INFINITA






Verde oliva hasta en el fondo de sus ojos
Sanaba por contagio, poder de alma
Sus noches estrelladas eran más copiosas
Sus mares más hirsutos y abismales
Su bestiario era el de un sueño alucinado
Es la dama que en las noches se descose
Y durante el día tenazmente
se teje con lo no vivido

Sentado con abandono en la barra, la conjeturaba
La esperaba, esperaba
como el cazador del gran tigre de bengala
Y como a éste
me sorprendían sus fauces  en el alba

La mujer que no permite el sueño
Vigilia que agradecen
hasta el más cansado de mis huesos
Todo será recompensado  con prolongado beso
que en suicida elíptica
por fin me une a lo insospechado

Nunca la podré  ver de frente, es súbita
Impredeciblemente astuta,
porque cuando crees poseerla
Tienes entre tus brazos, a la otra
La que  solamente  agota sentidos
Mientras ella  reina de vuelta
en mi afanado pensamiento
Interminable suspiro
Que hace de mi vida una búsqueda infinita

Juan David Porras Santana



14 jun. 2014

CRISTOBALINA





¡Qué berenjena, inmaterialízate!
Uhm  que divina, viste
No seas tan jodida
Cristo cuando bailo contigo
me siento tan mamarracho
Eres una hembra  con tanto afinque
Y yo un protoplasmático  enclenque


La deuda más personalísima: ubícate
Gracias Cristo por la sentada de culo
Cuanta pedantería escondiendo
carencias terribles ,
¿cómo me pude soportar tanto tiempo?
Y tú, siempre lo supiste y conocías el final
Dios pero que engreído siendo el gran desposeído
Tenté lo que no era para mi
y mis manos están vacías
Ahora Cristo están tan limpias, alma mía
Buscando  lo que me había  perdido
EL AMOR  que no eres tú , Cristobalina

Juan David Porras Santana


11 jun. 2014

NECESIDAD Y DESEO




Amada, miro tu deriva
te alejas sin saberlo
Como el velero que pierde
el rumbo por abatimiento
La mar desconocida para ti,
es el agua bautismal de mi memoria
Permíteme tomar el timón
para llevarte a mi costa
Me necesitas y yo que en cambio
te deseo amante de los Cienfuegos

El apremio de mis maniobras te asombra
Cuando  aseguras la costa
tu necesidad se hace deseo
Ardemos en una pira
que espanta los malos espíritus
Y solo tú y yo nos consumismo
hasta hacernos rescoldos
Tanta plenitud  nos confunde
con el arco de la bóveda celeste
que en leve beso
con el horizonte de la mar, nos hace uno
Nos liberamos de los aciertos que abruman
que rechazamos con las geometrías  terrestres

La arena de mis playas
son rosa y la mar celeste
Inmensas iguanas las caminan
mientras retozamos  y convulsionamos
en un acto tan pretérito  como sus cabezas
se confunden nuestras humedades
La mar crece, se cuela
y moja nuestros desnudos huesos
La sal cura nuestras heridas almas
y la carne viva se retuerce
Somos los últimos amantes
antes del gran estallido
del sol que en huida desangra el horizonte
Y estampa en aguafuerte
Las incontables bandadas
de aves marinas que  con él se alejan

Juan David Porras Santana

10 jun. 2014

PERSISTENCIA




Y el verbo se hizo sustantivo
La acción antecedió al pensamiento
Luego se hizo prejuicio y adjetivo

Cuelgan inmensas barbas antediluvianas
desde árboles milenarios , testigos mudos
de tú  primer yo y mi primer yo
no debieron parecerse  a nosotros
libres de culpas y ajenos
al peso de las civilizaciones
Aun así, hay un largo trecho
entre el ser y el yo
Y hoy, un abismo infranqueable
entre el yo y el ser

¿Realmente lo creamos para defendernos?
O Dios se confunde con el vocablo Ío
Alguien tenía que ser responsable de la consciencia
Alguien debía asumir el salto cuántico
y su posterior degradación
Un chivo expiatorio  nos exigía la historia
Quien mejor que un SER superior, metafísicamente
alejado de nuestra comprensión y alcance
A nuestra imagen y semejanza era yo, Ío, Dios
Que habilidad,
nuestra primera gran estrategia global
el verdadero pecado original
replicado por Judíos , Cristianos y Musulmanes
según la exigencias de las circunstancia y el poder

Pobre Cromañón, inocente
es barrido de la faz de la tierra
por el astuto YO del mundo
El Homo Sapiems y su Dios en ciernes
Las glaciaciones limpiaron de pecado al planeta
Y el hombre reinó,
El devenir pura y elemental consecuencia
Se tenía las tres  divinas personas:
YO, política y religión

Juan David Porras Santana







9 jun. 2014

LA TIERRA PROMETIDA



  "Si nos volvemos hacia una realidad más grande,
es una mujer quien nos tendrá que enseñar el camino.
La hegemonía del macho ha llegado a su fin.
Ha perdido contacto con la tierra".
Henry Miller.

Soy mi verdugo y tú, mujer
la vida después de la muerte
Lo sé hace tanto tiempo
Que mi alma es un muro de hiedra
Tengo musgo y limo en mi lápida que reza:
“Reinó en su imaginación,
resucitará cuando ame a una mujer”

Es tu tiempo, sí, el que te arrebatamos
Vuelve a ti crecido y con la comprensión
que sólo el habernos sufrido posibilita

Un diluvio que todo arrasará se aproxima
No hay Arca de Noé para escapar 
Es necesario un nuevo orden
Que partiendo de la mujer
Nos humanice hasta que nuestros pies
sean raíces que penetren a la madre tierra

Nos daremos cuenta
de lo etéreo que fuimos
De la inconsistencias
y lo absurdo de nuestras acciones
Que las mujeres justificaban
haciéndonos niños
Cuando la verdad
es que habíamos perdido el camino
Nos creíamos audaces por ellas
y cuanto miedo escondido
¡Dios creamos el erotismo!
Y lo convertimos en pornografía!
Son tan humanas que nos hacían creer
que eran mujeres harto complacidas
cuando no pasamos de narcisos masturbados

La política, nuestra hacha de guerra
que como un boomerang nos decapitó
Posiblemente nunca sabremos
quién subvirtió el orden original
Sospecho que la mujer quiso jugar
Y nos endiosó
Les ruego en esta oportunidad
Que como nos traen al mundo
Recuérdennos siempre que en lo humano
Está la gran y única verdad de la existencia

Juan David Porras Santana 


  

7 jun. 2014

HACER EL AMOR




Como si de ingeniería se tratase
Un buen día fue sustituido Miguel Ángel
Se impuso la practicidad romana a la belleza
Se olvidaron de los griegos, se borró el Kama Sutra

Se quiso diferenciar a una meretriz
de las Mil y una Noche,
de una dama  exquisita y culta
a una mujer enamorada
que a diferencia de la primera
no fornicaban, sino hacían el amor

Nunca existió, ni existirá mayor sofisma
El amor no se hace, es un protofenómeno
La mayor manifestación del anti universo
Y la única razón para la existencia de Dios

Si, sin ambages, esos a veces brutales y genitales
Otro vaporoso, lírico con levedad de espora
Sí, el iconoclasta de Marco Antonio o Cleopatra
o el surrealista  de Chopin y George Sand
El portentoso y agónico de Atila, el azote de Dios
quien murió literalmente como una bestia enamorada

Quién no haya disfrutado de la fricción violenta
de los genitales que se complementan en su vorágine
De los besos que muerden
como un perro  rabioso al alma
De la búsqueda de los laberintos sin retorno
en los pliegues más oscuros de la carne
Ese solamente ha hecho el amor
Por eso mi amada
Esta última noche, te ruego poséeme, sáciate,
pero no me hagas el amor

Juan David Porras Santana



 




6 jun. 2014

QUIERO SENTIR QUE TE ABRES




Decía que pertenecemos
a la categoría de supervivientes
Que vivir era un estado sólo posible
para los demás seres vivos del planeta
porque ellos SON
nosotros solamente aparentamos ser

Anoche te imploraba
que además de pasión
Te me entregaras
que quería sentir que te dejabas ir
Te fue imposible, así que la pasión se esfumo
cuando me dijiste: poséeme y seré tuya
a cada centímetro de mi carne en la tuya
correspondía un gemido  desgarrador
Simple correspondencia a un estimulo
anoche no fuiste mía , ni tuya , sino del otro
al que ni tú ni yo jamás conoceremos
Mientras más tú menos yo
Mientras más yo menos tú
La lucha territorial de un pez siamés
contra su imagen reflejada en el espejo

Y yo que pensaba que el acto más egoísta
Era el onanismo compulso del gran solitario
Anoche mientras dormías, te vi tal cual
Soñando que eras feliz y me hacías feliz
Porque habíamos alcanzado el orgasmo
Anoche no pude dormir, mientras te acariciaba
Escuchaba el maullido de los gatos
No podía entender porque la consciencia
Nos convirtió de seres en engendros pensantes

Juan David Porras Santana





RAPSODIA ESTIVAL




Demorado en su regazo
Doy  lo mejor  de mi otro yo
El de las aventuras insólitas
El de los dilatados romances
El de los sorprendidos amaneceres
Es la rapsodia estival  legendaria

La opongo al nocturnal de mí ser
Afligido por la vorágine de la selva
Me confieso selva y mar
a un solo tiempo
Densa atmosfera vegetal
traslúcida luz marina
Me parezco tanto
a mi perezoso trópico
Es tan duro de llevar
pero no conozco de las formas nórdicas
Soy el paquidermo endémico
de mis pesadas  memorias

Siempre ella me descubre
en el momento inadecuado
O tal vez me hago inadecuado
para que no llegue el momento
y jugar hasta desvanecernos en lo incierto
Vale, es una forma de estirar el tiempo

Hoy es rapsodia estival, las crestas galopan
El viento sopla peinando los penachos
El sol nos devora, no hay sombra posible
La luz blanca borra el paisaje, nos demora
Ella, ustedes y yo no dejamos de insistir
En que para ser
hay que aparentar lo que no se es
La terrible dicotomía de que para vivir
basta con sobrevivir,
nunca pasaremos de allí

Juan David Porras  Santana


3 jun. 2014

LA DAMA FRONTAL





Sin vacilaciones, de manera expresa
La mujer tomó el toro por los pitones
Yo también quiero decidir a mi conveniencia

Como el abra cadabra el mundo se abrió tan real
como el coito contra natura en la amplia llanura

Quiero ser elemental como el erecto bambú
Quiero tener el poder de salir a cazar mi presa
Quiero exigir hasta que la fatiga me colme de placer
Quiero mover tu masa inerte a mi acomodo
Quiero someterte a los abyectos pensamientos
que revolotean sobre mi mente como buitres
Levantarme súbitamente y ducharme de ti
Comenzar de nuevo, una y otra vez hasta aborrecerte

¿Sabes por qué?
Para saber que sientes hombre cavernario
Saber por qué no evolucionaste a mi lado
Por qué te cuesta tanto amar y ser amado
Saborear el sumo placer de la conquista
Pero sobre todo entender
por qué eso es suficiente para ti
Quiero sortear el vano que nos separa desde siempre
Mi amado, porque si espero por ti
No dejaremos de ser una promesa incumplida al infinito

Juan David Porras Santana

2 jun. 2014

LA DERIVA







Yesca para encender la primera hoguera
Estás tan húmeda como las charcas
Aroma de la selva y de la extenuación
Reposas sobre tu propia concupiscencia
Rebrotan las hierbas que antaño se extinguieron
Cuanto placer sentirte elemental, a la deriva
Al fondo el naufragio de tu ajena vida
Ahora afloran atolones en aguas multicolores
que se muestran en tu recobrada sonrisa

Te acomodas entre las caracolas, los guijarros
Que tu piel desordena como si fueses arena
Mientras ávida esperas el beso de la ola
y la caricia de viento, espuma y sal marina
Abierta con las entrañas hacia el nordeste
Sientes como te penetran los Alisios
Eres una guarura  eco de la mar distante

Mientras que anhelante la arremetida
te retuerce como la rama por la mar traída
Mar y mujer que deliciosa conjetura
La mar en ti eclosiona y la confundes
con las palpitaciones que te hienden
como puñales bermejos en tu suave luna

La mar te ha llevado adentro
Ya no divisas la costa
Ya no sientes al hombre
Estás derivando mujer , mujer
bajo la bóveda celeste y la mar fluorescente

Juan David Porras Santana