12 feb. 2015

LOS CORAZONES EN EL CIBERESPACIO



Vení a dormir conmigo:
no haremos el amor, él nos hará.
Julio Cortázar
Mi asombro va in crescendo,
esculpo tus ansias desde mi universo
Nunca había estado tan cerca de encarnar
que también soy polvo de estrellas
Ahora entiendo los amores que nacen
de precogniciones, de presentimientos
La razón es que el amor está en nosotros
antes de ser y de estar, no lo hacemos, él es
El amor es el escultor
que con la paciencia de Miguel Ángel
configura la escultura que seremos tú y yo
Espíritu y carne,
los materiales que usó el creador
se amalgaman en una nueva entidad
Todo este milagro lo expuso de manera causal,
la red de redes que ha multiplicado por millones
los nuevos amores
que como la pieza exacta de un rompecabezas ,
calza cuando de lo virtual lo llevas a lo real
He vivido esa experiencia
que con la misma certeza
de un arquero chino da en el blanco
cuando estirando el arco
siente que la flecha ya traspasó
el círculo rojo de la equidistancia
Conocía el grosor de sus labios,
la textura de su lengua,
sus zonas erógenas
y ese original sabor a Nopal ,
antes de besarla
Así como nos hacíamos uno
en los mensajes de texto ,
nos convertimos
en la pareja ideal del mundo real
El largo proceso que demora
en constituirse una relación de pareja ,
vertiginosamente dimana ya hecha ,
cuando se origina en el ciberespacio
No cambia su vigencia por su fuente,
ella depende de los actores
que una vez posicionados
en la realidad actuaran
con los mismo temores
que los conducirán al más rutilante triunfo
o al más descarnado de los fracasos
Juan David Porras Santana