31 may. 2014

MILAGRO, EL UNIVERSO DIMANA DE NOSOSTROS MISMOS




Estoy convencido de que en un principio Dios
hizo un mundo distinto para cada hombre,
y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos,
dónde deberíamos intentar vivir.

Oscar Wilde


Expansión  indetenible,
se crece para la muerte
Pero si en cada avance de ésta
te anticipas, ¡Oh  renacimiento!
Renacer es mudar la piel para crecer  con el universo
Crecer sin mudar la piel es morir por claustrofobia

Ahogado por la búsqueda de Dios
un hombre miró hacia adentro
perplejo comprobó que lo que estaba afuera
era lo mismo
que de manera nítida pululaba adentro
Que la clave para ver a Dios
era no buscarlo , sino placenteramente
dejar que se expresara desde esa llamarada
que obstinadamente sofocamos por nuestra  angustia

Angustia por ser los últimos
Angustia por ser los únicos
Angustia por la necesidad de perdón
Angustia  por una muerte
que no sabemos cuándo vendrá

Nada en el universo se repite
Y tú, hijo del cosmos  no eres la excepción
Sino su inequívoca confirmación
Naciste cuando morían todas las supernovas
Y te darás cuenta de tu suprema individualidad
un cronón antes de que la muerte
te dé la bienvenida

Juan David Porras Santana







30 may. 2014

AMOR EN LA ENRAMADA



El anecdotario copioso sobre el viejo pescador
la había cautivado como una rapsodia húngara
Era el lenguaje de la piel cuarteada y la mirada extraviada
El viento que sin aviso rolaba de este a oeste
haciendo en las crestas  de la mar una pátina
que  oleaginosa lo pintaba  contra un cielo alelado

Ella le extendió su fina mano al viejo
Sintió cada surco de la palma de éste
Que le inspiraba ternura y encanto
Cuánta será la mar navegada, las islas desoladas
Los crepúsculos  de rojo y verde contraste
Que en sus pupilas
quedaron grabados  como un incendio

El viejo se retiró con la quejumbre
de sus huesos carcomidos por la sal
Ella y yo, bajo la enramada
Y ésta bajo la canícula
sentimos que la luz de un fogonazo
y la estampa viva de esencia marina
nos invadía, nuestras manos  eran medusas
que se trenzaron en la búsqueda infinita

Que trata de hacerse finita
Con la cópula frenética
y nunca lo consigue, por eso se repite
hasta que convertidos en un solo sudor lascivo
desistimos, soñando en el infinito de la próxima vez

De vuelta en la enramada el viejo
Nos despide con la última luz del atardecer

Juan David Porras  Santana


28 may. 2014

MAVERICKS




Desde el oeste el denso volumen de agua
besa al cortante rostro del arrecife
Como si saltara con garrocha, la columna de agua
se impulsa 15 metros hasta emparamar a las gaviotas
Los corazones de los observadores  también saltan
Los de los surfistas entran  en animación suspendida
Queda atrapado el instante cierto en una frágil burbuja

El entorno no es el paradisiaco Hawái
Arriba el asfalto, terraplenes abruptos
Bajan hasta ese mundo de rocas y ebulliciones
que  capturan  a las almas de los que quieren volver
al origen pero con la visión de un albatros
que se precipita en caída libre
sobre el lomo de la bestia  marina

La belleza, a veces,  la cotidianidad no las enrostra
Está allí tan cerca que se confunde con nuestra medida
pero resulta que las Mavericks son las olas
más grandes y salvajes
que Neptuno impulsa contra la costa

Todos los días pasaba por allí
y con la mar circundante las confundía
Su pensamiento estaba en Suráfrica, Australia
Las Islas Fiji ,  Waimea Bay
Mientras a escasos metros
Rugía la  realidad más portentosa
Invitándolo  a la gran  orgía del planeta
entre el mar y la tierra y él no lo sabía
guardó su secreto , hoy es fiesta de todos los días
La esencia de su pureza se perdería

Juan David Porras Santana




27 may. 2014

LA INDÓMITA NATURALEZA DE LA MUJER





Las he visto naufragar por un amor ido
Un sufrimiento que nosotros no conocemos
Nuestro verbo es poseer, el de ellas fundar
Siguen siendo tan fieras como sus primeras
Están evolucionadas para la premonición
al punto que si los designios alteran lo dicho
se convertirán en acechantes Amazonas
para que se cumpla lo que el destino les dijo

He visto en su rostro
desde la más enternecedora dulzura
hasta los temibles colmillos de una loba
recién parida en la gélida tundra

He sentido en sus entrañas
La tersura  con la que sueño
y sólo allí, es sustantividad
con un olor que la naturaleza ni el universo
podrán emular , son esencias  tan singulares
con algo que proviene del celo y del más allá

Provenimos de la unidad que se escinde
Para asegurar que lo que nos diferencia
se pueda expresar entregándoles una rosa
Porque el arte de evocar a ellas pertenece

Mi nostalgia de poeta las inspira
pero  las transfigura en bellas durmientes
Preferirán soñar con  mis palabras
que tenerme  en carne y hueso

Juan David Porras Santana






26 may. 2014

LAPIDAR AL TIEMPO





Corre sobre la sabana africana
la manada más grande del mundo
Ella sabe que el tiempo es único e irrepetible
El esquizofrénico se multiplica
para aprovechar al tiempo
El contemplativo paladea
la lentitud del pasar del tiempo
El anhelante se devora  con sus fauces
trozos de carne en que se deshace su tiempo

La mayoría quiere matar el tiempo
Al único incondicional
que los acompañará sin traiciones
hasta el último momento

Asombrosamente  ese  compañero
que sigue nuestro paso
lo convertimos en nuestro
más atroz e implacable enemigo
Ese que siempre está a la misma distancia
Ese que nos permite viajar de izquierda a derecha
Ese que nos transporta desde la evocación
hasta el más imposible de los sueños
y aun así, a ese, nuestro fiel compañero
lo queremos lapidar
como lo hacen los bárbaros creyentes
con las mujeres infieles

¡Horror , es que acaso no te has dado cuenta
que sólo cuentas con el transcurrir
entre  el alba y el ocaso!

¡Judas y lo entregas al mejor postor
a cambio de lo que no te pertenecerá!

La conciencia es la densidad del tiempo
Ergo a menor conciencia fluye más  raudo
Se te colará como agua entre los dientes

Es hora de que lo mires a los ojos
Nunca le preguntes cuánto durará su compañía
Sólo dile:
Permíteme ir adelante de ti, quiero ser tu guía
Para que cuando me alcances veas en mí
la intensidad con que nos devoramos a la vida

Juan David Porras Santana

25 may. 2014

EL PUNTO CIEGO





Traspasé ayer el Punto Ciego
Hoy vuelvo a desandar el túnel
Y lo que fue entrada ya no es salida

Vuelvo a caminar hacia adelante
y no encuentro el Punto Ciego
Mi comprensión la oprime
la pata del  elefante
Mi sentimiento se escapa de la presión
viaja a la velocidad de la luz
abandono mi cuerpo a lo finito
y mi sentimiento avizora la cercanía del infinito
extrañamente sin mi comprensión
no puedo traspasar el punto ciego , solo sentirlo
Te confieso amor , no es suficiente

Regreso a ti como lo hago sacramentalmente
Me apercibo entonces
que siempre serás mi entrada
dónde la noción de tiempo y espacio
hacen de lo abstracto  sangre y huesos
y tu beso me prepara  una vez más
para el viaje a la telaraña del Universo

Juan David Porras Santana

24 may. 2014

LOS DECIMALES DE LA EXISTENCIA



 “Si una mariposa con su aleteo agita hoy el aire de Pekín,
 puede modificar los sistemas climáticos
 de Nueva York el mes que viene”
                                                                J. Gleick


Una revolución es una vuelta al punto de origen
¿Para qué  entonces tanta sangre?
Por los detalles de imperceptibles gigantes
Por lo que la cotidianidad  silencia
Por lo que más allá del tiempo se demuestra

Cuanta grandeza  en el término medio
En los que se encargan de zurcir
los surcos del gran telón de fondo
En bajar la teoría  a la Tierra
desde el inasible abstracto
Por ellos oramos Señor

La belleza consonante del número entero
La belleza de las muescas de los números primos
La mínima distancia audible para escuchar al vacío
El beso que se define y se descarta en el último cronón

Si amor, nos decidimos
por lo grueso, obviamos la delicadeza
Por eso cuando decidimos
lo hacemos tan  mal  como todos
Miento. Algunos apreciarán la diferencia
y para los que vienen  cambiaran al mundo

Juan David Porras Santana





                                                                             


22 may. 2014

EL CUBO




¡Cuánto agotamiento  denota tu mirada!
Creí que te veía
con mis ojos desesperanzados
Hiciste lo imposible
dentro de un cuarto encerrada
La Tierra para ti
ya no era redonda, era un cubo
Que te permitía
multiplicarte a ti misma tres veces
Abandonando al geoide
perdiste tu potencial gravitatorio

¡Cuánto sufres amada
sin magnetismo, repitiéndote!
La claustrofobia de cuatro paredes,
sin la libertad de Mandela
Sabiendo que la escapatoria
no es la cuestión de las nueve puertas
Simplemente aceptar
que orbitarás en torno a mí
Inaceptable salida
por eso te guareciste
¡Jamás me dañará!
Conozco  su incierto patio trasero

Sus acercamientos  son el perigeo
de una luna que se extingue
Mientras mis demonios
me permiten como una araña
ceñirme a mis cuatro paredes

¡Ah Cuánto confort!
saber a que atenerme
Mientras perdido
en el mundo de las opciones
mi amado sólo en mi sueña

Juan David Porras Santana




21 may. 2014

YO MI ANIMAL








 

Un ángel llegaba al mundo
El último gorrión dejaba el Guf
Había tanto amor  que las almas lo colmaron
La apocalíptica  profecía no se cumpliría

En el orden animal tenía primacía
En lo espiritual se comprometía
Día con día mudaba al animal
Todo era  su armonioso ser
Que sólo del alma lo sostenía

Un ángel llegaba al mundo
El último gorrión dejaba el Guf
Había tanto amor  que las almas lo colmaron
La apocalíptica profecía no se cumpliría

¿Dejar de ser animal era lo que quería?
No, no era una sustitución
Cuerpo sano en alma sana
La renuncia de cualquiera de los dos
Anularía la rebosante existencia
Castradura del ángel
que en gorrión muerto yacería 

Juan David Porras Santana  


20 may. 2014

QUIERO DECIRTE





Que pierdo las pequeñas batallas
Gano las de largo aliento
Por lo tanto naufrago en la guerra
Mi día a día se parece tanto  a la terquedad
que no reconozco  sino lo ya vivido
Quiero dedicarte la aventura de la vida
y no paso de soñar como sería

Me conformo con asombrarte
Utilizando recetas ya consabidas
Pero tal vez por ti ignoradas
Las consustancio con algún truco
de lo fantástico, de lo insospechado
Porque en la superficie, así soy yo

¡Ay pero en el fondo, allá en el sótano!
Está lo que adorarías de mí, lo inesperado
Allí soy el otro que sumergido en las tinieblas
No puede ascender y tomarte de  la mano
para descender contigo a la verdad
Que no es más que el granito  limpio
Libre de prejuicios, dónde se es todo
La nada  fue desterrada  a  lo cotidiano
Allí eres una gota de esmeralda decantada
de las grandes selvas originarias
Y yo, el que se abre paso entre tus lianas

Juan David Porras Santana



19 may. 2014

OBSECUENTE REDENCIÓN




Tibia sobre la hojarasca
palpita la ofrenda  del depredador
para con la vida y la muerte
No había distinción, un solo aliento
que ensancha  al inquietante universo

Realmente en la existencia  no hay rendición
Tampoco gloria, ni triunfo, todos nos asechamos
Unos con tácticas de sumisión otras con fiereza

Está desapareciendo la vida
Ingrávida polinización
Enervante abejas, eran el  flujo vital
Mientras florecen  traslúcidas en lo austral
a las irukandji, temible avispa del mar
desapareciendo al más temible de todos: Homo Sapiens

Un jazmín  forja sobre la tierra
una coraza de belleza,
frente al oscuro latido de tu vientre
que parirá al que con su luz
quebrará  a los opuestos
que son uno y nada más

Juan David Porras Santana

18 may. 2014

LA FEMENINA DESNUDEZ DEL SER




                                       
La vi desnuda  por primera vez
Hasta ese momento no sabía  que yo existía
Que en cuerpo y alma le pertenecía
Que mi tan aclamada inocencia
era un relicto absurdo  del tiempo
¡Qué milagro es corporizarse!
que mística la conciencia del par

Con los ojos bien abiertos
anduve por los caminos crudos de la existencia
A cada hallazgo correspondía
lágrimas de amor y sangre agolpada en el corazón
Desaprendía todos los días
y olfateaba su ser como un lebrel
Reincidía en su más mínimo hueso
Era su tuétano  mi única substancia para existir

En algún recodo del camino la perdí
Fui otro, estaba en el limbo sin transición
Hasta que una vez más, fui rescatado por ti, mujer


Juan David Porras Santana