28 abr. 2016

EL INTRANSIGENTE AMOR



A  Monique Aparicio Alcázar

Cuanto más se ama a un amante,
más cerca se está de odiarle.
François de La Rochefoucauld



Exiges eternizar a  la primavera
y te recluyes en tus cuarteles de invierno

Amar es metabolizar al otro
como lo hacen  los caníbales

En el amor hay un depredador y mil víctimas
el juego eterno del sádico y el masoquista

Los amantes persiguen hasta la consunción
al placer que está hecho de vértigo y acertijo

El amor es la domesticación de la pasión
que a veces se incendia posesa y poseída

Dispón pues de una sola vez o serás consumida
porque voy por ti  Afrodita y nunca regresaremos

Juan David Porras Santana

27 abr. 2016

LA QUIERO A ELLA







A Emérita Pérez
Duquesa de Ávila

 Todo lo que vemos o parecemos
es solamente un sueño dentro de un sueño.
 Edgar Allan Poe


Lapislázuli visto desde mi ensueño

dura forma de hacer real tu sueño

Yo perseguidor astuto al punto

de hacerte creer que estás sola

Panteísmo, contemplativa excusa

de un Dios que estando presente

quiere que sientas su abandono

es que acaso no te has dado cuenta

Alcohol etílico de mis contemplaciones

Delirio en la copa de oro de Marco Antonio

Cleopatra y su vipera áspid, sueño de opio

Están en mi reino que onírico los engulle

Siberia amante albina, crueles te hicieron

La marta hermosa estrangula el cuello de una lady

Desquiciado metamorfoseo al poseso con mi soliloquio

Dios devuélveme a mi crisálida sin Emérita

me desvanezco


Juan David Porras Santana


26 abr. 2016

EL ETERNO MANZANO


Para Lily Lozoya

El manzano se hizo tricromía
En el obseso pensamiento de ella
Él solo distinguía el miedo hecho añicos

Posesa su mundo se disparó
hasta las orillas finitas del Universo
Regresó a ella en forma de lascivia

En él, la miopía era entropía
Sabía tanto de cosmología
que latía dentro del átomo

Sus pieles eran opuestas
La cercanía sólo generaba dicotomía
Mientras el río Congo se despeñaba
caudaloso , celoso , y tórrido

La mirada inclinada invitaba
La respuesta extraviada un abismo
Ditirambo de un ritornelo cansón y soso

Vamos pues carne de ganso,
la tarde es tibia
y los heliotropos invitan

Miseria en el huidizo pasadizo
Las raíces del manzano eran serpientes
Senos y pezones volcanes en erupción
¡Oh mujer mi torpeza es prodiga!

Juan David Porras Santana

24 abr. 2016

EL ESPACIO VITAL


                                             
A María Gabriela Capriles

Tengo una teoría poética- existencial, todo humano tiene algunos espacios que lo siembran al centro de la tierra y lo vincula a través de misteriosos canales y frecuencias con el Universo todo, lo llamo el espacio vital de cada individuo.
Yo lo sentí por vez primera en el rompeolas de la Marina del Sheraton, había un piedra gigante con abundantes intrusiones de cuarzo, me paraba sobre ella y la sensación de bienestar y comprensión del mundo real era inmediata.
Como si fuese un eje adicional al de la tierra. Mi mente se hacía lucida –si tal cosa es posible -   y mi corazón se engrandecía.
Me ocurre cuando deambulado por la noche caraqueña, entro en algún local, y voy probando las sillas que orlan la barra del bar, a veces – la mayoría- sin éxito, otras – pocas –encuentro el trono desde dónde reinare a piacere. Sintiéndome amo de la noche  y de sus particulares placeres. El mayor de todos esos placeres: contemplar. Poco a poco ayudado por el efecto relajante del escoses- El viejo Parr-, me abandono de la pesada carga que todos llevamos sobre los hombros y de pronto todo vuelve a la normalidad, contrariamente a lo que se cree, se está ebrio e intoxicado en lo que llamamos la cotidianidad, y sin darnos cuenta nos embrutecemos, la visión se hace miope, el temperamento parece una montaña rusa y los valores y sentimientos, muchas veces los mandamos para el carajo.  
Los últimos años que dejé de vivir la mitad de la semana en la Isla de Margarita, en Cabo Negro, me he vuelto un ermitaño de cuatro paredes, en una calle ruidosa que otrora fue una hacienda y una sosegada urbanización de hermosas casas caraqueñamente adaptadas, jardines, retiros, plaza, hoy es un mercado Persa y la alternativa vial de una de las avenidas más transitadas de Caracas, la Francisco de Miranda.  
Siempre repito que los milagros existen sólo en Latinoamérica, recordando la definición de Carpentier – un milagro es una alteración inesperada de la realidad- y si tomamos en cuenta el caso venezolano, son proverbiales. Mi país es   hoy por hoy tal vez el espacio territorial más hermoso, variopinto, biodiverso del planeta pero paradójicamente el más inhóspito para el ejercicio de la vida humana. Aun así, desprenderse de él, es mi caso y el de la mayoría, es impensable, así nos cueste la vida.
Resulta que hace apenas unos días, después de que mis queridas amigas, María Belén y Yanel se habían ocupado de buscarme una vivienda , con características muy específicas , viendo muchas, una lujosas , otras archimodernas, otras rococó . Se les notificó que  en la Urbanización Los Chorros- en las faldas del Ávila- había una que aparentemente se ajustaba a las necesidades requeridas. María Belén regresó fulgurante y feliz, me describió de tal manera el inmueble que lo pude visualizar y me habló de lo bien que había sido atendida por la propietaria y sus corredoras. Al punto que me dibujé a María Gabriela- la dueña- y la definí como una fémina de una casta en vías de extinción: la gente decente, una dama en toda la extensión de la palabra.
De inmediato le dije a María Belén que ofertara, sin ver, el que ya consideraba mi refugio y sin conocer personalmente a su propietaria, un golpe de intuición. Como es natural, ésta quería conocer al arrendatario antes de la formalización del contrato. No me equivoqué, ya frente a ella, sentí el peso específico de la distinción y el gentilicio, por supuesto no me refiero – a la clase social, ni al apellido, ni al status socio-económico- , sino a eso que mi padre que había nacido en un barrio pobre, muy pobre, siempre me repetía, Juan David , no teníamos para comer y la solidaridad era inmediata , los vecinos eran gente decente.“No te preocupes María Gabriela que no espero que el canon incluya la comida, porque después de ver mis más de 100 kilos, anularías ipso facto el contrato de arrendamiento”.
Aquel espacio sensible su inmueble era un hermoso refugio con rincones ensoñadores, el buen gusto, y Dios como siempre estaba en los detalles. La jardinería paisajística sobria y cuidadosamente escogida, uno de los tantos ejemplos.
¿Qué había sucedido?  
Decía Lorca que el presentimiento es la sonda del alma en el misterio , y si éste es genuinamente intuitivo , no se equivoca.  Volví a sentirme parado en mi espacio vital del malecón del Sheraton , esta vez no frente al mar Caribe , sino a mi cerro Ávila que me acompaña desde que nací y frente a una dama como las bellas mujeres de aquella Caracas que visitó Humboldt en 1801 , asombrándose que frente a una naturaleza exorbitante y prolija hubiese asentada una pequeña ciudad con gente amable , culta y damas que tocaban el piano como los mejores pianistas alemanes y recitaban a los poetas franceses con fluidez y un sentimiento, imposible de explicar en estas latitudes equinocciales 

Juan David Porras Santana  


22 abr. 2016

LA POESÍA , ALMA DEL ARTE


La fotografía es el instante cierto para siempre
La música  hace eco en el sonido que llevamos por dentro
La pintura lentamente se nos va revelando 
La escultura quiere hacer del estros materia
El cine que difícil hacer arte con tantos recursos
La arquitectura  el espacio al servicio de la trascendencia

La poesía , el norte  magnético que atrae a todas las demás para ser arte 

Juan David  Porras Santana 

21 abr. 2016

PALABRA CIERTA





Tétano músculo esquelético de aquel marino antes de Cristo
Onomatopeya de lo terrible, toxoide con frenesí  verde
Metusen de los olivos más antiguos del planeta, podzol
que infatigable pares y eres partera , ciclos de sol y luna

Te miro con incredulidad pero deslumbras mi intelecto
Que discurrir tan rítmico, tan acompasado, madera y cuero
A tu cintura aferrado como para tratar de dejar de ser veleta
Esclavo de los cuatro vientos, el 4 ya existía antes de nombrarlo

Palabra cierta te inventamos para nombrar lo que fue ,es y vendrá
La estructura invisible que como una red sostiene todas las lenguas
De dónde vendrás quién fue tu arquitecto que va más allá de algoritmos
Dinamo sin intermitencias, flujo y corriente que sostiene la existencia

Juan David Porras Santana

19 abr. 2016

LA FEMENINA FORMA DE MI MEMORIA





A Florencia Rios

El Atlántico volcó sus marejadas
para hacer de ti la femenina playa

Como olvidar que te presentí
en el Rio de la Plata
aquel crepúsculo de Casapueblo,
con el Adagio Aranjuez en tu mirada

Sopla el Pampero
levanta tu falda y floridas
tus piernas talladas
en  Maquilishuat
son belleza consumada

Me devoran las ansias
de tu costa avenada de ríos
Tus padres te predestinaron,
Florencia te llamaron

Te busqué en esa tierra oriental
que tanto amo
Yo era  maduro altivo
pero tú no habías nacido todavía

Volveré para sentir
como me alivia el templado clima
que te preserva como
la femenina forma de mi memoria

Juan David Porras Santana



18 abr. 2016

HOLÍSTICA MUJER







Niña y muchacha y joven ya mujer, tú todas,
colman mi corazón, y en paz las amo.
Eliseo Diego


Soy el que atesora tu primera espina, tu primer beso
Aquel que ignoraste por parecerte un niño adorable
mientras acariciabas sus rizos y el te miraba fijamente

En el corazón de una mujer siempre seremos
inocentes o malvados niños en posición de ataque

Eres la mujer que amé siendo niño, muchacha, y yo viejo
reviviste en mí el furor que yacía intacto en mi mirada
Mujer, todas se integraron en una sola pasión ecuménica

En el corazón de una mujer siempre seremos
inocentes o malvados niños en posición de ataque

Somos casares, jauría, esteparios y una ajena melodía
Otras la perfecta armonía platónica, pletórica consonancia
Otras tantas nos acoplamos para hacer de la agonía, placer

En el corazón de una mujer siempre seremos
inocentes o malvados niños en posición de ataque


Juan David Porras Santana






17 abr. 2016

CONTEMPLATIVO, NO ESTÁS VIVO







Un poema es un misterio
cuyo secreto debe buscarlo el lector.
Stéphane Mallarmé

Cientos de caballitos del diablo
frente a mi ventana
nada presagian,
simplemente viven  todo su potencial
En el cementerio miles de muertos
eran imprescindibles
Y a fuerza de inmortalizarlos
les inventamos
el absurdo “ y si hubiesen vivido más”
maravillosamente nunca se sabrá

Tejido intrincado
éste el de la existencia
nada es en potencia
nada es lo que pudo ser
La excepción es la propia nada
Que de un soplo antimateria
hoy es el todo y su devenir

Trancados como perros singones
tentamos a que el satán
nos cuente la historia
el pobre no sabe
ni por qué vino a parar aquí
le dicen ángel caído
por pretencioso
y mira con horror
sus derretidas facciones
está tan perdido como tú y yo,
como ustedes

Te invito
propicia todas las variables
será la única manera
de acercarte a Dios
Siempre despierto
sobre todo cuando sueñas
A eso viniste
A ir más allá
de los caballitos del diablo
frente a la panorámica
contemplativa de mi ventana

Juan David Porras Santana

15 abr. 2016

EL ÁNGEL DE LA GUARDA

                                               
A mi amiga que hoy enferma, su ángel la salvará

Uno de los grandes poetas venezolanos, me refiero a Eugenio Montejo, en un hermosísimo ensayo titulado, Los números y el ángel, acertadamente define al paso del tiempo y la angustia de las horas como un común denominador entre los humanos y le da un rango superior que a cualquiera de los sentidos para la percepción y manejo del mundo real.

Intenta el poeta en el mencionado ensayo hacer una composición autobiográfica de él en distintos momentos de la vida y dice de manera asertiva “Al retratarnos casi siempre nos detenemos a dibujar al niño que fuimos, privilegiando con razón al primer septenio de nuestra vida por encima de los otros. Sentimos que el resto, en verdad, dura mucho menos que esos primeros siete años bien valieron nuestra existencia”


Cuantas veces mis queridos lectores en el devenir de nuestra vida, aparece ese niño que quedó para siempre como el alma y la esencia de nuestro existir de manera inconsciente, pura y prístina.

Pergeña Montejo un final  hermoso para su ensayo, invocando la Angeología Cristiana que determina que ese Ángel de la Guarda somos cada uno de nosotros en nuestra primera hora, nosotros mismos en nuestra edad perdida.

He querido rendir un respetuoso tributo a este maravilloso hallazgo de profunda significación humanística, dedicando este poema a mi amiga que hoy enferma necesita que su Ángel de la Guarda, vele por ella  

                                              MI NIÑO, MI ÁNGEL

Nunca requerí de una regresión
para internarme desde el útero
hasta el primer abrazo de mi madre
lo  siento hoy, sesenta años después
con más intensidad porque ese soy yo
                                          y nunca dejaré de ser
Lo veo en las esquinas de mi espacio
siempre sonreído y atemporalmente
el mismo
Lo miro como sin esfuerzo alcanza el horizonte
y se preocupa cuando me percibe distinto
cuando quiero dejar de ser él
para reinventarme como un malnacido   

Cae entonces desde lo alto su cometa tricolor
para llamar mi atención
son tantas las advertencias mágicamente logradas
que endereza mi camino y nos volvemos a encontrar
En estos días difíciles hemos jugado a vivir
saliéndole al paso a la muerte
y colmado de vida, mi niño , mi ángel
una vez más, la ha vencido


Juan David Porras Santana  

14 abr. 2016

VORÁGINE NOCTURNA






Calando en tu oculta dimensión
conocí de mis potencialidades
estaban hibernando , esperando

Tu almendrado elixir se filtró
en mi abandonada osamenta
Ya no crujen mis inmensos huesos

Tu pelvis es la cuja de los novios
En ella recibí el agua bautismal
Y desperté en tu aterciopelada cayena

Fragantes aires marinos de ti liberas
Abrevé en el ojo de agua de tu mente
Dispersaste la niebla que enturbia mi alma

Cuanto amor desde tu dimensión desconocida
Cuanto desespero cuando los besos se trancan
Cuanto de mi has rescatado, vorágine nocturna

Juan David Porras Santana  

12 abr. 2016

LO HE VISTO DE CERCA, SOCAVA






Venimos con un equipaje a este mundo
Que el devenir reafirma y afina con exactitud
Venimos no desnudos sino con vestes premeditadas
por un arquitecto esquizofrénico y siniestro

Lo que aprendemos es secundario y accesorio
Salvo que refuerce la naturaleza con que fuimos tallados
Está tan profundamente encriptado como el Codex Giga
Y su azar tan caóticamente que sus dados están cargados

No trates de torcer lo que eres, se acentuará lo que temes
y parecerá que conscientemente tus actos son adrede
Eres la victima que sólo la espirita podrá revelar amargamente
para tu mayor desgracia, no hay exorcismo que valga

El inconsciente sótano que guarda residuos de tus genes
tenderá a confundirte con advertencias oníricas
Sobre todo ángel mío, si un psicoanalista fallidamente
intenta hacerte creer que todo está en tu mente

El individuo es Yo, es Io, es I, es Eu, es Dios
El espíritu el punto de quiebre entre el bien y el mal

Juan David Porras Santana


11 abr. 2016

LIBERACIÓN ENERGÉTICA




Inmanente a mí, el bien y el mal te columbran
Son una fuerza en dos sentidos circulares
que colisionan, una se va al más allá desamparada
otra se queda sujetada por el magnetismo de la fe

Ambas son antimateria y poética de la existencia
Una de la presencia otra totalmente de la ausencia
Carnoso sus átomos dibujan la curvatura de la nalga
Oscuras las desviaciones del electrón dan vértigo

Furia en las constelaciones, tormenta de pasiones
Y pensar que Ella, medió  para que entendiéramos
que son una sola que al mismo tiempo que devoran
son capaces de engendrar la vida más enternecedora

Depredadores con espíritu del mal agraden a placer
Pasivos helecho colgantes adornan jardines de lujuria
Flores carnívoras engullen a la hermosa libélula
mientras la campiña nos recibe con lavanda y laureles

Juan David Porras Santana

EL HORIZONTE ESPACIAL DEL HOMBRE





A Pajarita por los favores recibidos

Muerde el mediodía las antiguas arenas
que alguna vez fueron fondo de altivo mar
Sobre ellas un crótalo se inmortaliza
mientras vaga sobre las dunas haciendo S

En una gran cueva un oso pardo hiberna
La primavera lleva sus cupidos perfumes
Remontan los raudales, rosados salmones
Los osos despiertan aletargados

Bajo las equinocciales llamaradas
Hacen filas las palmeras, son el frente verde
de una realidad que todo lo cuece, salmuera
Una ostra perlera muestra la última perla negra

La anaconda macera un caimán en el vientre
Los garceros preñados de plumas rojas y blancas
En la lontananza al galope el espejismo de un llanero
Los verdes morichales salpican las extenuadas llanuras

Y el hombre piensa en la mujer como quimera
la aparta de su mente para continuar con la faena
vuelve a su mente bajo la sombra del apamate
se confunde la flor morada con la vulva encendida

Juan David Porras Santana

10 abr. 2016

YO, EL OSTROGODO



   
Mi corona está en el corazón,
no en mi cabeza.
William Shakespeare


Mientras más Bárbaro más autentico
Mientras más auténtico soy puro amor
Mientras menos intelectivo virgen miel
Mientras duermes mi gran sombra tuya es

La crestas de la azul montaña acceden
mi paso es lento pero decidido, voy por ti
Necesitas que te rescate del hechizo banal
eres mujer de entrañas y alma acendradas

Las tentaciones son dibujadas por Leonardo
Mis invocaciones son mudas  y tan  crudas
son desiderátum de un  corazón valiente
recuerda que soy el sobreviviente que viene por ti

Juan David Porras Santana
 

8 abr. 2016

EL PERPETUO INSOMNIO DE LA ORINOQUIA



Al rescate de la venezolanidad

Una gota se precipita para siempre
desde Parima y se hace océano
Esa gota que es forma material de futuro
Moléculas de pasado la contienen e intuyen

Emerge la entidad insomne de la Tierra
Una gran arteria que la atraviesa en dos
La gran roca más antigua de la tierra
Y la selva que siempre despierta la fecunda

El arco que erosiona y siembra muerte y vida
Y grita y calla y habita y navega y desola
El horizonte del reino pictórico y poético
La música brota de sus orillas en bandola

Mientras mi pueblo se muere de sed
Eres el agua dulce del amargado Atlántico
Mientas mis niños se mueren de hambre
tus gigantes Arapaimas se mueren de viejos

Juan David Porras Santana

6 abr. 2016

LAS ALAS DE LA MUJER





La cotidianidad
la embrutecía
Abstruso su mundo
le pertenecía en la intimidad
mientras se repetía con horror
en los “deberes conyugales”
y se liberaba con las alas
de su sagaz imaginación

Su quinto cielo registraba
todos los sonidos de la escala
Cromatismo encendido,
detalles recónditamente escondidos
afloraban y se entramaban cual parral
descargas tras descargas invitaban
a presionar más y exigir
como un capataz a sus esclavos

Era ya hora de escapar
Sus alas ya no eran sueños
Bien santa se calzó sus sandalias
De los labios brotaba un geranio
Boca y lengua eran un estuario
El sudor lustraba su vaporosa piel
La noche sin estrellas
Elixir de pasiones
Tentar a Luzbel

Juan David Porras Santana





5 abr. 2016

SOLILOQUIO CON TU PUBIS





O estamos solos en el Universo o no lo estamos.
Las dos perspectivas son aterradoras.
 Arthur C. Clarke

El dialogo químicamente puro es un imposible
Tu dialogas con mi yo, tuyo y yo, con el tuyo mío
Así que entablamos un narciso monólogo

Cargados de mea culpa avanzamos carnalmente
Mi nariz penetra en tu vagina y su fragancia
me dice lo que realmente quieres  tú, no yo

Las secreciones espesas son tan sinceras
que mi lengua toma en serio tu camino
y como un oso melero  mientras devora
descifra tu miel , tan pura  eterno panal

Vibra el cascabel más sensible, exige
Atento quiero lograr lo que creo tu placer
Te frustra  lo mecánico de mi axioma
Me susurras lo que no escucho, soliloquio:
mi vida eso no es un manual de vuelo
es el brote de placer que abre mi corazón

Juan David Porras Santana  

4 abr. 2016

INSOMNE IDILIO




Largas noches de aquellas mis memorias
Innumerables, felinas de garras y colmillos
Resistida sólo te tentaba el ocio y la malicia
Provocar lo prohibido, tentar  a la maldad

Sabías de mi miopía para la codicia
Siempre deseaste dominar  lo de los demás
por el puro placer de quebrar voluntades
Perfidia en tu aguijón y su gota de veneno

Mórbida te deslizas entre las sabanas
Bífida tu lengua hurga en remotos
territorios dónde lo erógeno  reina
y la frontera se consume  entre el bien y el mal

No quieres jugar, ni fantasear, me quieres
serpiente que te ofrezca la fruta prohibida
Quieres ser desterrada, estigmatizada
hay tanto que probar y el mundo ajeno se dilata

Juan David Porras Santana


3 abr. 2016

LA MIRADA DEL AMOR ES FIDEDIGNA, ESCÚCHALA


Cuantas veces me perdí
nadando en altamar
Cuántas veces sentí
el calor apacible del horizonte

Bajo la sombra de una acacia
se abrazaron nuestras soledades
náufragos de la fragua urbana
miradas consteladas por el amor

Allí en ese interregno
Entre tu reino y el mío
conspiramos contra los yoes
y demostramos la existencia de Dios

Levantamos nuestro monasterio
Plagado de claves entre tú y yo
Nos percibimos tan altos tan ajenos
que la Tierra se nos achicó

Galaxias, constelaciones, sólo materia
Trascendimos al espíritu, era el amor
que tocó nuestro claustro
y no lo escuchábamos embebidos
tú en mi yo en ti, la forma más inexpugnable
de egoísmo.
Hoy sola,  yo más solo repetido en el vacío
parecemos el desolado banco en otoño
de un parque olvidado de la mano de  Dios

Juan David Porras Santana