21 feb. 2015

¿AMOR SEGUIMOS HACIA EL NACIENTE O HACIA EL PONIENTE?



¿Me preguntas por qué compro arroz y flores?
Compro arroz para vivir
y flores para tener algo por lo que vivir
Confucio
Déjame hacer de tu alma un colibrí
Déjame beber de tu boca el origen
Déjame desangrarme en tu sábana blanca
Déjeme que tu inmaculada sea profanada
¡Dame amor mío tu valor para vivir!
Integro mis peores andares
con tus perfectos modales
busco agónicamente la armonía platónica
esa quinta disciplina que flota en lo abstracto
pero que en lo concreto tiene tu piel
Cuando la beso parece un acorde perfecto
tu sientes la octava superior al tacto
Pero acaso no son tus sentidos
la cuadriga cuyo quinto elemento
Es el jinete que recorre tus venas
Cargadas de azul y enciende la pira
Que nos consume en un beso sin fin
Naciente no
Rubíes abundantes, pétreo alfanje
Son las mil y una noche, romance vaporoso
Poniente siempre
Cartílago amenazante, punzo penetrante
Olores rancios y fragantes
Labios hincados, bocas anhelantes
Occidente siempre tan crudo
¡Cómo me gusta relatar tu historia!
No esa fabula llena de misterios bastardos
Me gusta cuando quiebras, mutilas, lesionas
Los quejidos
en aquella pieza de las ninfómanas
frente al Inocuo serrallo
de mil odaliscas del Sultán
Amo tu barbarie, tu ácido humor, tu falange
Lo irresistible de tu corrupción
Sigue anda mi amor ese es el camino
que te llevará al encuentro con nuestro Señor
Juan David Porras Santana