21 feb. 2015

EL NACIMIENTO DE LA ETERNA CAÍDA


Mi vida no hay nada que temer
Lo que ves es fruto de tu perdición
Viniste en mi rescate y mira
en lo que te he convertido
Pero no temas son como los cuervos de Poe
Una viñeta para letras que sí infunden terror
Nunca me quisiste leer
porque parecía evidente
creíste que manipulaba tu soledad
usando la mía como coadyuvante
pero no,
tenías que armar con los sustantivos
como adobones para el gran castillo
Montaña azul, sangre de bueyes
Gigantes helechos, no eran metáforas
Eran criptogramas que te mostraban
Que bajo el cielo, Dios es sonámbulo
Que las cataratas sólo son accidentes
Que estabas hastiada de tu vida plana
Había soñado con abismos sin final
Con el vértigo del orgasmo animal
Y mírate hoy, como yo
Solo podemos a duras penas
Mirarnos con ternura de recién nacidos
Juan David Porras Santana