12 feb. 2015

EL PIE FEMENINO, INAGOTABLE OBSESIÓN


La mujer que tiene los pies hermosos
nunca podrá ser fea
Mario Benedetti
La piel me da señales, los huesos arman su entraña
¿Por qué su arco del pie izquierdo me inquieta tanto?
Los pliegues de su carne allí hacen surcos feraces
En su talón como el de Aquiles, está su debilidad
Dedos largos como antenas para percibir el placer
Me gusta cuando relajada y nadie la ve
los abre como un racimo y me provoca insertar
entre cada par de dedos un rojo clavel
Como Afrodita sabe que allí comienza y termina
su eterna belleza, no importan sus rasgos
por esos alabastrados pies, es la más sensual mujer
Cuando la enciendo como una hoguera
Amo besar indefinidamente sus eróticos pies
Allí como la brisa mis besos te avivan, mujer
Siento como van cediendo las capas de la dermis
y en la misma medida como contrae sus dedos
O los dilata, dependiendo
dónde roce mi hinchado corazón
Al retirarnos me gusta calzarles las sandalias
con que vaporosamente desnuda,viste a sus pies
Consciente, caminando, sólo fijo mi mirada
en esa coqueta forma de alondra
donde empieza y termina una mujer .
Juan David Porras Santana