10 feb. 2015

LA DELIBERADA TENTATIVA DE LIBERTAD


Amada te siento
tan distante y ausente
Sé que ya tomaste una decisión
entre ninguna opción
La más dolorosa
pero que te premiará
en el futuro que ya hoy
lo hiciste presente
Acaso como una nigromante
la conociste siempre
Pero por qué no tentar
a la providencia, con un quizás
Nunca tal juego será azar,
sino una fatigada repetición:
no funcionó , lo sabía ,
pero lo debo seguir intentando
Debo consumir
el tiempo que me resta
para balancear la ecuación
para cauterizar la arteria vital
para justificarme
para vanagloriarme
para sentir
que esta glacial soledad tiene un final
Juan David Porras Santana