10 feb. 2015

ENTRE TUS PALABRAS Y LAS MÍAS, SUEÑA EL ALMA

“Un pájaro que tomase conciencia
–en medio de su canto-
de lo que verdaderamente hace
ya no sería un pájaro, sino un Mozart”
El Añalejo
Mi palabra se hace delgada
para caber en tus entresijos,
Tu palabra se hace ala
para revolotear en mi memoria
Sabemos que Dios
no necesitó de ninguna palabra,
Mientras tú y yo
las acariciamos para domesticarlas
De nada sirven nuestros mimos,
ella tiene conciencia
y sin arrogancia nos muestra
que el todo está en ella
Cuando escribes estrella,
ella contiene la explicación del universo
Cuando dices amor
eres posesa del primer beso
y del que nunca sucederá
El silencio en sí mismo contiene
todas las palabras y su respiración
Si nos callásemos eternamente
las veríamos como una nueva constelación
Arderían los cielos y los agujeros negros
se colmarían con su musicalidad
Con ellas intentamos decir muchísimo
pero son rebeldes, nombran lo que es
Los poetas creemos que de ellas
nos valemos y son ellas las que nos usan
Con su luz propia nos invitan
a explorar el lado ignoto de nuestro ser
Juan David Porras Santana