21 feb. 2015

LA REDONDEZ NAVEGABLE DE LA TIERRA


La primera percepción
diferente es la curva
Como la sentimos
en lo más hondo
de los instintos
siento en mi ingle
las duras nalgas de la cebra
como me regocijo
en las tentativas de tus carnes
La forma le da sentido
a un contenido que late
Basta hurgar en los ángulos
que te construyen
Basta mirar hacia el horizonte
y sentir su vértigo
Te persigo no en línea recta
sino haciendo meandros
La tierra es redonda
como una naranja
La redondez de tu vientre
preñado de sueños
Tu cintura que preludia
la amplitud de las caderas
La caída en el coxis
que tan expresamente
pintó Leonardo
Son mi obsesiva
circunnavegación
por lo más ancho
de la tieRra
Línea ecuatorial
santo santuario
Te robas toda la luz del sol
Y levantas las aguas
de las selvas y los mares
Calina , calima ,
bochorno
en la piel del leopardo
Agitación
en el caldo de la vida
y allí los primeros
fijaron su vista
en los ángulos y tentadores
contrarios que las hembras
cóncavas y convexas
exponían como machos
de aves del paraíso
y derrochados plumajes
de pavorreales

Juan David Porras Santana