18 feb. 2015

CUANDO UN SILENCIO DICE MÁS QUE MIL PALABRAS.



No existe nada más interesante que la conversación
de dos amantes que permanecen callados.
Achile Tournier
La alcoba hasta su llegada
era el gélido vacío.
Día con día protoplasmáticamente,
se hizo Ella.
Por eso, cuando partía
no sentía su ausencia.
Todo estaba en un continente,
contenido por Ella.
Yo era la metamorfosis
de la indiferencia al acto consumado.
Ella, mudaba su piel en cada acto
como lo hacen
imperturbables las serpientes.
Nunca pensé que dentro de mí
había otro tan impetuoso.
Dormíamos despiertos, despiertos soñábamos.
Soñábamos y actuábamos tan desmesuradamente
como si ya no tuviésemos memoria
y fuese la primera vez de una vez,
que no habíamos tentado.
No recuerdo sino dos palabras que eran islas
en el oceánico silencio:
te amo..
era como ver tierra
después de navegar las procelosas aguas
que orlan su continente
Juan David Porras Santana