18 feb. 2015

APASIONADA





Un hombre que no ha pasado
a través del infierno de sus pasiones,
no las ha superado nunca.
Carl Gustav Jung
Mi pasión no es de fuego es un iceberg
en el tórrido y agitado mar de tus fantasías
En él se va consustanciando
hasta que lo devoras
Siempre tú,
mujer de mis más alucinantes ansias
¡Dios, me las mostraste tan tempranamente !
Para que dedicara mi vida a ella,
mujer incendiaria
Sin ella indefectiblemente
me habría perdido en las sombras
Por ella persigo inquebrantablemente
sus frágiles huellas
Nunca poseeré su todo
y entre mis dedos se escurrirá su savia
Pero abrevar en su fuente
me hará su lujuriosa fiera impenitente
En un encuentro tan entrevigado
que no dejaremos espacio deshabitado 
A su pasión que todo lo rebasa,
sólo llego si la sé despertar
Es un gigante dormido,
que sueña con las mil y una noche
Poso mi boca en su cuello
y como el cisne negro abre sus ojos rojos
Juan David Porras Santana