31 mar. 2014

EL NILO AZUL



La muerte es una quimera: porque mientras yo existo,
no existe la muerte;
y cuando existe la muerte, ya no existo yo.

Epicuro de Samos

Desplomándose la salvación
de la sed y la sequía
sobre tierra de muerte
la han convertido los etíopes
Sin siquiera tocarlo
en agua sagrada de deidades
Prohibida para los hombres
que como espigas de luto
deambulan lejos de su torrente y su feracidad

Dios cuántas hambrunas
por el miedo a la muerte
Que desciende
desde pequeños ojos de agua
hasta inimaginables cataratas
que la oxigenan hasta hacerlas azules
como zafiros que desde la roca se disuelven
Cargadas de vida,
represada por miedo a la muerte

Aguas abajo Sudán y Egipto
preparan la inocente cacería
La ignorancia, la religión católica
les facilitarán la depredación
Mientras entre la selva y la geografía intrincada
la vida será muerte
No muy lejos, a 30 minutos de mi casa
los niños se mueren de inanición
Mientras las sardinas ,
¡Oh proteínas !, se mueren de viejas
porque nadie las pesca.
Definitivamente la muerte en nuestros mundos
es cosa de mala vida y no de la muerte

Juan David Porras Santana


  

LA CENA DE NAVIDAD DE MISIS GUERRERO



                                               
                                               

  De Belkys Guerrero a Juan David Porras Santana
                                                                                       

Hoy su madre sorpresivamente le dijo: Juan David, tu serías un buen Padre. Él se sonrío y le dijo: cuando veo a mi hermana – que estaba presente-  a Belkys, el amor y la sapiencia con que tratan a sus hijos, no hago sino llenarme de asombro y me siento tan disminuido en el ejercicio de  la paternidad que me respondo a mí mismo: no creo haber podido hacer algo tan desprendido. Su madre inmediatamente le ripostó: el rol del padre es distinto. Se quedó viendo a su papá y entendió, lo que ella le quería decir, pero era algo con lo que él, no estaba de acuerdo.

Vino a su memoria el verso de Vallejo: “Mi padre duerme, está ahora tan dulce, si hay algo en el de amargo seré yo”. Recordó perfectamente  o reconstruyó para aquilatar el descubrimiento, el momento en que la lectura de ese verso sacudió para siempre su hostigado corazón. La dualidad de un alma en pena, que  aun mismo tiempo rebosaba de alegría;  comprendió como un relámpago, la dulzura y la amargura de ser padre y de ser hijo, y optó entonces por ser hijo para siempre. Allí  su sino, allí su destino que no es más que su voluntad o la falta de ella- al final es simplemente un medio para alcanzar un fin-en este caso, renunciar a priori a la lo que Juan Pablo II denomino: «en una sola carne», refiriéndose  a la trascendental decisión de un hombre y una mujer de convertirse en padres.

Siempre he dicho que en vez de convertirse en un lobo estepario, lo cual era su intención como podrán colegir por lo que les he narrado, terminó siendo un cordero sin rebaño. Hoy, que se acercó a su hogar materno, hoy que sintió tan ajena la navidad, pensó en  mi cena de navidad, yo sabía lo que me diría a las 11:30 PM,   y en un mundo predeterminado,  como ha decidido tener- aun cuando él, no lo quiera reconocer -donde no hay sorpresas, donde es un experto gurú, chaman de profecías auto cumplidas, de vaticinios de lo ya vivido, que los transforma proteicamente en nuestro porvenir.


Me escribió :




                        Ayer, y no hoy te vi con tu hija, corazón
                        Se amplificó entonces mi estrecho discurrir
                        Ayer me recordé que quise ser hijo una y otra vez
                        Naufragué, naufragué, sólo mis manos te miraron
                       
                        Los ojos se encapotaron como siempre, cuanta embriaguez
                        Los tuyos estaban grandes, muy grandes, certeros, arteros
                        Listos para el sexo que asalta y se enrosca como una cascabel
                     
                        Crótalo sinuoso en la arcilla de Babel, gira anda gira
                        Es que no te has dado cuenta que ella y por encima de todo, ella
                        Razón de ser, latido, huella, umbral, senda, baraja
                       
                         Erguido caminaré convencido, lo escrito, escrito está
                         Las bodas de la guerra no son en las trincheras
                         El campo abierto está para soñar que
                         Frankenstein quería una novia que fuese como él

Juan David Porras Santana

30 mar. 2014

CAROLL ELIZABETH Y LAS OTRAS VÍCTIMAS

                           





                                                                                                                                   “La muerte siempre está a la misma distancia”
                                                                                                                                                         Salvador Garmendia


  Padmasambhava decía: "Quienes creen que disponen de mucho tiempo, sólo se preparan en el momento de la muerte. Entonces los desgarra el arrepentimiento. Pero, ¿no es ya demasiado tarde?". Definitivamente en Occidente no estamos preparados para la muerte. Me decían el Dóctor y la  Coco ayer, se está muriendo todo el mundo, como si la muerte nos estuviera rondando, les contesté eso tiene algo de verdad y algo de mentira, las probabilidades de morir  después de los 70 años son mayores pero antes la gente moría a los 50 años y mucho antes a los 30. La mentira es que hoy la gente se muere menos que antes, tanto así que los sistemas de seguridad social intergeneracional del mundo están colapsando: los viejos ahora no tienen la buena educación de morirse cuando deberían.

 ¿Pero se mueren más jóvenes? 


Por las causas que mueren los viejos (enfermedades cardiovasculares), cada día mucho menos, pero los accidentes de tránsito, son la segunda causa de muerte: 1,2 millones de personas muere anualmente,  y casi la tercera parte son jóvenes. Lo asombroso es que la mayoría son víctimas de un asesino que no sabe que lo es. En la mayoría de los casos quien muere no es el que iba a exceso de velocidad, de manera imprudente, sino el que recibe el impacto del criminal.

   En nuestro caso las víctimas de este acto cruel fuimos todos, en mayor o menor grado.
Caroll víctima fatal; José Antonio pudo haber muerto, pero se lleva para siempre el recuerdo de la tragedia  vivida. Mariela vive una culpa muy subjetiva, muy natural,  pero que no le pertenece. Eduardo, toda la angustia de lo sufrido, y de lo que falta por. sufrir. Los familiares de Caroll una pérdida irreparable, que les deja el triste saldo de una pena indescriptible, que sólo el tiempo pausadamente mitigará. Los amigos como Andreína que fueron en su auxilio, la pesadilla no sólo del accidente, sino de la deshumanización y degeneración de sus congéneres: todos ellos victimarios. Nosotros todos, sin excepción, sufrimos cada una de estas causas como  propias. Queremos revivir a Caroll, convencer a José Antonio, Mariela, Eduardo, Andreína de que lejos de tener alguna culpa, son las peores víctimas de un asesino cuya atroz imprudencia nunca perdonarán, pero que se irá aliviando por la comprensión que finalmente nos suscita todo ser humano, por el objeto que sea, y porque pasada la borrasca, o superada la conmoción , la razón fríamente les dirá que lo sucedido  fue fruto de una dosis de azar y contingencia que acompaña a todos los hechos de la existencia humana. La resignación, entonces, será un bálsamo.

 Caroll murió: eso no lo podemos cambiar. Nos toca vivir su duelo y hacer que de alguna forma, lo que fue e hizo en su corta existencia transcienda. Esta es la forma de inmortalidad que podemos materializar en esta vida: poner  todo el esfuerzo de nosotros, sus compañeros, al servicio de sus causas. Los talleres de Reconversión Monetaria que con tanta dedicación y amor emprendió deben ser dictados en honor a ella, allí está su huella, que debe prolongarse haciendo con mística todo lo que presumimos que ella hubiese seguido haciendo. No es poca cosa, pues la vida está construida de pequeñas empresas, y la eternidad de momentos fugaces

  Los más urgidos, las otras víctimas que sobrevivieron requieren más de nosotros, a ellos todo nuestro apoyo. Lo primero Hay un único culpable; el asesino, ese pagará su crimen. Lo segundo el inútil: “si yo hubiera” decidido que no me acompañasen; si no nos hubiésemos ido  antes o después, si no hubiese celebrado mi cumpleaños, todo eso es absurdo. La vida es multicausal, imaginen por un momento todas las decisiones que se tomaron antes de que ocurriera el hecho- no sólo la de Uds., también la de los piqueros-, aun con todas ellas si se pudiese armar una ecuación, el resultado seguiría rigiéndose por la incertidumbre, a tal punto que con todas las causas posibles de un evento es imposible determinar un efecto. Sólo la mirada de Dios es infinita y omnipresente; la del hombre , limitada y fugitiva , y gracias a la Providencia que es así, pues de lo contrario todo estaría escrito; sabríamos de antemano , minuciosamente, lo que va a suceder, la vida carecería por completo de sentido; sería aburridísima, y no lo que es: un maravilloso surtidor de sorpresas. Afortunadamente el destino no está  escrito; lo traza el hombre, que tiene que contar con un factor impredecible: el  azar. Hay una conexión estrecha entre el azar y la creación que todos y cada uno de nosotros hace de su propia vida.

  A pesar de que las probabilidades apuntan a  que los mayores deben morir primero, no implica que aun cuando tomes todas las medidas preventivas, estés protegido, blindado contra la muerte. Ella es una constante que te permite definir la variable que es tu vida: te podrías encerrar en un cuarto blindado y no salir jamás o desafiarla todos los días. Es que acaso Ud. hizo mal por celebrar su cumpleaños, por trasladarse a compartir con unos amigos, por irse a su casa cuando lo consideró conveniente. ¿Hicieron mal los amigos en acompañarla? Jamás. ¿Es que acaso lo va a dejar de hacer ahora? Si eso es así gana la muerte, pierde la vida, y aun cuando en estos momentos nos parezca cruel por haberse llevado a nuestra Caroll  con apenas 27 años y sin ninguna “razón”, -quién dijo que la necesita- Los que sobrevivieron son la demostración de  que la vida se impone, se yergue siempre contra la Negra Dama,   desde hace más de 4.000 millones de años, y lo seguirá haciendo acompañada por su alter ego: la muerte, que en elevadísimo porcentaje de casos , avisa y nos da tiempo para defendernos de ella y abatirla.

Juan David Porras Santana
                                                          


CARTA DE UN COMPAÑERO A UNA COMPAÑERA.




                                                                                                  Descubrí que no soy disciplinado por virtud,
                                                                                                                            sino como reacción contra mi negligencia ;
         que parezco generoso por encubrir mi mezquindad
que me paso de prudente por mal pensado ,
 que soy conciliador para no sucumbir a mis cóleras
que sólo soy puntual para que no sepa cuán poco
                                                                                                   me importa el tiempo ajeno.”

                                                                                             “Memoria de mis putas tristes”
                                                                                      Gabriel  García Márquez


Cuando volaba ayer de vuelta a Caracas, sentí por vez primera,  que luego de una de las  tantas discusiones que tenemos últimamente,  no estaba triste. Me invadió la firme convicción que  tenía  desde los 8 años de edad: no me voy a casar jamás.

La razón para tal determinación es tan elemental que parece infantil: odio algo en las mujeres que a la vez es lo que me atrae de ellas; instintivamente pienso que el motivo de esta  pasión- odio, tan contradictoria, es la maternidad.

Necesito ser amado y protegido, porque como le dijera un Psicólogo maricón a mi amiga María Elena: “sufres de desprotección afectiva”, y creo que ese diagnóstico dio en el blanco, no en ella, sino  en mí.

Tú mi compañera me das todo ese afecto del cual carecí cuando era indispensable: en la primera infancia, y por eso estoy contigo, compañera.

Pero como madre del universo todo- eso es lo que la mujer cree que es-, te conviertes también en mi peor pesadilla: hurgas en mis entrañas para asegurar que hasta mi desahuciado hígado este bajo tu tutela; que mis pensamientos  solo  sean míos, cuando tú  censura inquisidora los condene y los lleve al garrote vil, o los absuelvas y me los devuelvas, santificados y redimidos.
  
Yo no sé vivir así, pero algo más determinante,  no estoy dispuesto a hacerlo.

Inteligentemente me has planteado en reiteradas ocasiones de que la naturaleza de la mujer es así: “Juanda, todas las mujeres revisan las carteras de los hombres cuando duermen; sus mensajes de texto y voz en los celulares; tienen espías en todas partes, ¿En qué mundo vives tú.?”.

Mi respuesta intima: en el mío, lleno de egoísmo y temor, con toques de fantasía y condimentado con pequeñas dosis de humor; un mundo labrado con las manos del miedo y de la imaginación, lo que lo hace extraño y ajeno, aun para los seres más amados y cercanos; esa mañana de ayer, sobrevolando la Margarita, supe que no podía ser de otra forma: Tu eres tú y yo soy así.

Es por ello compañera que te ruego me permitas mantenerme como siempre me has conocido, no puedo, ni quiero ser de otra manera. Tú lo sabes mejor que nadie, lo hemos vivido tantas veces, encuentros maravillosos que terminan en un cisma que pareciera insalvable pero que se repite como un círculo vicioso una y otra vez.

Mi amada compañera, creo que cada uno debe seguir su camino, ambos tenemos el deber y el derecho de SER y cumplir con nuestras respectivas misiones para alcanzar lo cada uno de nosotros tiene o no tiene en mente y alma.

Juan David Porras Santana


28 mar. 2014

EPILOGO DE LAS CONSTRUCTIVAS CONVERSACIONES CON MAYTE GGLEZZ(6)






                                              LA POESÍA DEL INCONSCIENTE

Yo sigo siendo tan inocente que,
me sigue alumbrando la bendita esperanza
de que un día, los poetas gobernarán el mundo.
                  Mayte GGlezz

Al llegar al café sabía que Mayte hoy se despediría de mí.

Hola poeta, su abrazo fue tan fuerte y cálido que confirmaba mis sospechas.

Sé que te  preguntarás para que te cité a este sitio tan íntimo para mí que como sabes en él, vengo a relajarme y a dejarme llevar por mi extraña transportación  a los mundos de más allá.

Si Mayte me llamó la atención pero lo tomo como una deferencia hacia mi persona, el querer compartir el tema de tu lado oscuro del corazón aquí, en la intimidad que representa el lugar para ti.

Poeta, sabes que me une a ti, no pongas esa cara de emoción  picará ¿Qué Mayte? La poesía. Para serte sincera no sé si eres un poeta mediocre o bueno, surgido de su propia incertidumbre pero en mí calas y eso es lo único que me interesa, tus voces en mi lado oscuro tienen eco. ¿En tu lado oscuro Mayte?, no te asombres, si estás pensando en sexo, nada que ver. 

Mi oscuridad aparece cuando trato de alcanzar un fin y ni mi entendimiento, ni mi sensibilidad pueden llevar su luz. No imaginas mi caro amigo, cuánto sufro.

 De repente llega tu palabra y como si supieras a priori sobre el asunto, me revelas caminos espinosos pero certeros para llegar a lo ininteligible  y aquel paisaje umbrío se enciende como la canícula en el trópico y los fantasmas huyen despavoridos y las figuras auténticas se hacen patentes.  En ese momento  y sólo en ese momento me haces tuya. 

Me imagino que es lo mismo que siente el ciego cuando alguien lo ayuda a cruzar la avenida congestionada: gratitud.

Déjame advertirte, no es que te considere un iluminado, ni un sabio, por el contrario eres complejo, barroco, disperso  y hasta ajeno con respecto a los tercero. Pero tu inconsciente habla y de que manera, como si no tuvieses ni consciencia, ni un YO 

Mayte, impresa en mi memoria está un camino de arcilla roja de un pequeño cerro que había frente a mi casa, tendría 7 años de edad, viéndolo detenidamente frente al azul del cielo que servía de telón de fondo, descubrí que mi mundo estaría constituido de imágenes que aun cuando entraban obviamente por lo sentidos pasarían directamente  a la sentina del inconsciente, sin decantarse por el filtro de la consciencia y mucho menos como un acto intelectivo. Ese soy yo.

 A lo largo de mi vida he presumido de muchas cosas que no me pertenecen y de las cuales hoy junto a ti me quiero desprender de ellas y una de la cual estoy seguro que no es mía , ni será para mí, eres tú .

 Ambos lo sabemos pero nos resistimos por un imperioso estado de hipnotismo y fascinación que ni siquiera pertenece a tu mundo del más allá y mucho menos a este poeta del inconsciente que inconducentemente lo que hará es reafirmar un imaginario estado de necesidad.

Con lágrimas en los ojos me incorporé, un simple apretón de manos fue suficiente para el adiós. Voltee mientras caminaba hacia el taxi  y Mayte, era una con su circunstancia y el resplandor descendente del último sol.

Juan David Porras Santana  

27 mar. 2014

DIALÉCTICA POÉTICAS DE MAYTE GGLEZZ (5)




LAS CATACUMBAS DEL SEXO



A pesar de lo que hemos avanzado; resulta incomprensible
que sea más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio...
                            Mayte GGlezz



-Poeta no conoces Lovers Beach, - no, -que estamos esperando te va a encantar.
Poeta ya pasaron las ballenas grises, cada vez son más y pensar que creíamos que con el calentamiento global iban a ser menos. El cortejo me parece tan hermoso, toda esa travesía y esos cantos para la procreación. Los humanos hemos perdido tanto en el amor y el sexo, todo es atropellado, sin la consecución de ningún fin que no sea el casi primitivo  impulso genital. 

-Estás meditabundo y con el ceño fruncido, estás molesto por hacerte esperar tres años para proseguir nuestro diálogo, si te sirve de consuelo aun cuando yo tomé la determinación de distanciarme, lo hice porque tú no sabes decir no, pero mi ansiedad y espera fue tan inquietante como la tuya, solo que yo te tenía en mi mundo de más allá y tú te perdiste, hasta donde tengo entendido, por los lodosos caminos de Babel.

-Por eso te pedí que dialogáramos hoy sobre tu extravío en el inframundo del sexo.

Mayte, nunca me sentí extraviado, ni confundido. Es cierto me sumergí en un mundo totalmente ajeno a ti, porque mi mundo de más allá se orientaba hacia la pérdida de la inocencia, siempre recordaba que en mi juventud cuando tocaba ocasionalmente el bajo para una banda de rock ácido, Aditus , compuse canciones que trataban de emular el inframundo satánico y de perdición sexual, siempre aparece el estribillo que hoy me hace sentir tan ridículo : quiero sexo violento , quieeeeero , sentir el látigo de tu lengua en mi aliento. Que bufonada, patética carencia de la esencia vital del sexo crudo que no necesita odas, ni himnos.

Pero el diablo siempre te espera en un recodo del camino. Y como leí alguna vez: en el infierno no hay animales, nada los condena  a arder allí indefinidamente. Al menos de esta tortura los salva su inocencia.

 Después que me echaste decidí perder mi inocencia de manera brutal. Ya había coqueteado con el tema pero como un simple y cagoncito vouyerista , ahora me quería perder , como muchas veces lo hacía contigo de manera inocente , quería que mis sentidos percibieran si también había belleza  en lo sucio , en lo abyecto, en lo promiscuo , en lo morboso.
Poeta me sigue sonando fanfarrón tu discurso, como si quisieras hacerme creer que tú no sabías a priori que el sexo está hasta la corona plagado de prejuicios.

Mayte, no creo que sepas hacia dónde va el  propósito  de este diálogo, si me vas a venir con los clichés de que “en el amor de la pareja todo lo que esta consienta en el sexo está permitido,” “permíteme decirte que estás miccionando extra recipiente”.

Estamos hablando de hardcore , de las rameras de Babel , de las orgías de Sodoma y Gomorra , de la industria pornográfica , de la pederastia, del sadomasoquismo , de las películas smuff, Mayte del vicio , de los pecados capitales que están presentes en tantas y tantas  familias del mundo, en pleno siglo XXI.
  
O acaso piensas pasar indemne, como una garza blanca que atraviesa el pantano sin ensuciar sus alas blancas. 

No amiga esto es dialéctica y te tienes que sumergir conmigo hasta el horror para comprender, el por qué de su auge, Padres de familias “honorables”  con niños que cuidan y protegen  y a su vez  pertenecen a clubes de pedofilia.
Jeques que pagan 10.000.000 de dólares a los padres de una niña virgen India  para desflorarla. 

-Poeta que horror  pero ese submundo es delincuencial, atroz que puede tener que ver contigo, acaso has transitado en él.

Mayte si te acercas a la candela te quemas, nadie sale indemne de este inframundo. No te asustes por mí, hazlo por la humanidad.

 No miras con asombro como instituciones como National Geographic tienen una programación dedicada al lado oscuro del corazón, ¿sabes de dónde proviene el cambio? de un estudio de mercado en el que  descubrieron que de cada diez seres humanos, siete los motiva , estimula , el daño de un tercero , la muerte vende más que la vida , la perdición más que la  abnegada Madre Teresa de Calcut.

Ya,  Alfred Kinsey en su informe de los años 50, rigurosamente elaborado, descubrió que en la población Norteamericana – tan ortodoxa y conservadora- las prácticas sexuales aberradas estaban en lo secreto de numerosas familias distribuidas en una curva normal por todo el territorio. Las prácticas normales   como la masturbación eran un tabú pero las realizaban  el 62% de las mujeres.

Mi ángel ha pasado cerca de 65 años de aquel informe virtualmente engavetado y te pregunto, ¿te masturbas Mayte? y para responderme todavía te atribulas. Estamos conviviendo con crímenes atroces que como en el medioevo se ocultan y también de una cantidad de mitos y tabúes  tontos sobre el sexo placentero y sin desviaciones porque  como bien dices:- A pesar de lo que hemos avanzado; resulta incomprensible que sea más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

-Poeta y yo que pensé que a lo sumo  salías con prostitutas para ahogar tus penas, siento pena por ti pero no claudico quiero que conozcas lo que llamas el lado oscuro de mi corazón.

-Mañana te quiero llevar a un sitio dónde mis pensamientos se convierten en voluptuosas eclosiones de lo no permitido.

Mayte a pesar de lo real atroz , vivido en estos 3 años , mi mundo de más allá  y con respecto a ti y al tema espinoso que hoy abordamos , lo describió , todavía muy joven, uno de los grandes poetas de tu país, Octavo Paz, en su poema PALPAR:

Mis manos
abren las cortinas de tu ser
te visten con otra desnudez
descubren los cuerpos de tu cuerpo
Mis manos
inventan otro cuerpo a tu cuerpo

Juan David Porras Santana