2 feb. 2015

ALMA MÁTER




Para todos las madres que nunca dejan de ser mujer

El día que naces te sorprende la luz
y a tu madre le asalta la inquietud
La primera noche es oscura para las dos,
ambas avanzan a tientas

Tu descubrimiento es una centella
el de ella lento y temeroso, un albur
Logras pronto tanto, tu corazón se dispara
el de ella se detiene asombrado

Vértigo manipulación son tus armas,
ella simplemente instinto devoción
Estas hecha de lo que ella fue,
ella de lo que tú serás

Moldearán tu arcilla, el azote del viento,
el duro golpe en la ingle, ella lo sufrió
Pero no lo entenderá,
pensó que con tu venida
la emanciparías de tal crueldad

Creerá que lo por ella vivido te servirá ,
desobedecerla te hará una puta más
Te lo enrostrará,
cada vez que intentes ser tú,
distinta a ella y a la demás

Transitaras lo que crees nadie ha vivido
y mucho menos esa vieja consumida
Sí, esa que se quiere parecer a ti
y la desdeñas por patética copycat

Tus amores serán magnos, puros, independientes,
los de ella: simple acomodo
Tu un dragón que desde lo alto quema
todo estorbo menos a ella, es la vieja

Hoy son dos hermosas madres
pero te sientes vieja
y ella está ahora tan, tan
Tan lo que quisieras sentir
que te divides como la célula
que de ella hay en ti 

Juan David Porras Santana