2 feb. 2015

Juan David me escribió



  
                   
Ayer, y no hoy te vi con tu hija, corazón
Se amplificó entonces mi estrecho discurrir
Ayer me recordé que quise ser hijo una y otra vez
Naufragué, naufragué, sólo mis manos te miraron

Los ojos se encapotaron como siempre, cuanta embriaguez
Los tuyos estaban grandes, muy grandes, certeros, arteros
Listos para el sexo que asalta y se enrosca como una cascabel
Crótalo sinuoso en la arcilla de Babel, gira anda gira
Es que no te has dado cuenta que ella y por encima de todo,
ella
Razón de ser, latido, huella, umbral, senda, baraja

Erguido caminaré convencido, lo escrito, escrito está
Las bodas de la guerra no son en las trincheras
El campo abierto está para soñar que
Frankenstein quería una novia que fuese como él

Juan David Porras Santana.