5 feb. 2015

YESCA

                                                                            

Incombustible la noche se cierne sobre nuestra testa
Bóveda celeste por qué azul y no verde
Escogiste el paladar de la mamba negra
Obviaste la eterna esmeralda iridiscente 


Zafiro
Leopardo de las nieves
Marfil
Ágata
Mis palabras se pierden en la vorágine de la existencia
Tú creces con mis desatinos que alimentan tu ego

Mujer tu tierna y aterciopelada entraña
Me hace renacer como lo hace un clavadista que rompe el espejo de agua

Miel
Cedro
Palisandro
Araña
Cuéntame con lujos y detalles ¿por qué si tanto te tiento te escurres entre mis piernas?
Arde la noche , al punto que tu osamenta es un rescoldo
De la hoguera que la yesca enciende

  Juan David Porras Santana