2 feb. 2015

“De espíritu se conforman sus costillas, nunca necesitó de Adán”


Siempre supimos pero no lo aceptamos
Primero fueron carne luego espíritu
Una célula que la alquimia transfiguró
Del sufrimiento sangre, al sortilegio

Elemental verdad que la virgen
Hoy camina, se fatiga e inspira
No hay devoción, pura consunción

Nunca nos atrevimos a nombrarla
Su nombre no es virgen, es mujer
Siempre lo quiso, nunca se entendió
Una virgen tiene que ser para siempre mujer

Revelación que recompone la fe y la vida
Tenemos al fin mujeres, gracias a ti mujer
Mi oración no la elevo, la sello en tus labios,
una y otra vez

Juan David Porras Santana