17 may. 2015

LA TENTACIÓN Y SU ALTER EGO, LA CULPA


Su insensible piel no había sido visitada por la tentación
Largo peregrinar entre las mustias rosas del olvido
La tentación es la más individual de todas las esencias
Ella la reconoció apenas sintió la fuerte inclinación a pecar

Todo aquel placer inicial se convirtió en implacable culpa
Lo que pudo haber sido y no fue, se lo debe a la férrea moral
Vana cognición que su ego había esculpido lentamente
en su espíritu objetivo, permitiendo decidir sobre sí  a los otros

Timeo mago de las esencias y de las prefiguraciones
Asumió la redención de Ella, le demostró como su piel
erguía a su miembro con apenas rozarla y ésta igual respondía
y como estimulada por las palabras  pasaba del rojo al  escarlata

La culpa retrocedió como una víbora presta a atacar
Como la reseca que la mar nunca devuelve a la orilla
Timeo había utilizado la chamánica pócima del mirar ido
Ella regresó a los orígenes, dónde la piel era El Universo

Juan David Porras Santana