6 nov. 2015

LA INDOLENCIA ME CIVILIZÓ




A Pajarita, un año después 
de recuperar Tulum y defenestrar
a Cortés de ese fragmento de la historia.   

Dialéctica, sangriento solipsismo
que inventó el enemigo de sí mismo
Octavio Paz. 
Del poema AUNQUE ES DE NOCHE  

Todos los caminos conducen a la muerte
En  como los recorremos está la diferencia
Mi indolencia me llevó a la hiperconciencia
El más atroz y complejo de estos caminos

Sagaz como el jaguar más hambriento
comenzó mi cacería, desgarraba y trituraba
mis fauces empapadas en sangre nunca cesaban
Indolente en el recodo de algún  río me saciaba

Ahíto pergeñaba la próxima desesperada orgía
Huía de lo íntimo creía que el salvajismo
redimiría mi cuerpo, mi alma, mi miedo
Compartir la culpa fue mi aporte civilizatorio

En un acecho me vi de frente a mí mismo
La repulsión me hizo presa de mi otro yo
Hoy sigo huyendo, siempre lo siento cerca
El instante del encuentro lo postergaré
porque todos los caminos conducen a la muerte

Juan David Porras Santana