4 nov. 2015

EL MACHO CABRÍO


                                                        
El gran cachalote blanco traga un calamar gigante a 1.000 metros de profundidad. Nadie lo ha visto, simplemente lo sabemos. Calamares en su tinta genial plato, ambrosía de los mortales

Saltos dialecticos ¿es acaso una forma de alcanzar la euforia? Los que pertenecemos a esa casta despreciada de los maniacos depresivos  por el Dr. Lecter,  por ser la presentación más básica de las  neurosis.  Simplemente encendemos y apagamos el cerebro por falta de serotonina. Somos una película en blanco y negro y a veces en 4 D .

Angustia, vi morir una venado matacán de ansiedad en 15 minutos.  La bala que él sabía lo iba a matar nunca se disparó, presagiarla fue suficiente para matarlo.

Descender a pulmón libre 133 metros y transformarse en azul zafiro para no regresar. El exquisito sabor hondo de las langosta de profundidad del chef  Jean Luc  en playa el Yaque – Margarita .  Regurgitaron durante horas como los emperadores romanos, una pareja de franceses al probar el manjar de Jean Luc, para seguir y seguir comiendo los adictivos crustáceos. Jean Luc en la mañana mientras cortaba las olas en su tabla de windsurf, reía mientras  los recordaba.

Ulises el primo de Fernando se cogió una burra en los cerros de San Juan. La burra no sentía la diferencia con el burro,  porque Ulises tenía una verga del tamaño de una linterna Eveready de 8 pilas.  El sexo de la adolescencia rural, llega de manera brutal.


Moby Dick  odiaba el sabor de la carne humana

Por eso como nosotros comía calamares en su tinta

Mi cerebro sin serotonina nunca se apaga

Pienso que cobró vida propia y es independiente

no como yo que soy un zángano creador de teorías

Por eso mi cerebro vive angustiado pero no me muero

porque mi cuerpo permanece en animación suspendida

El azul profundo y las rojas langostas

son una razón para vivir y si tienes

que regurgitar es que no llegaste al culmen

No esperemos que muera la animalidad

Domemos al Macho cabrío con  brujas

del nuevo Halloween , están bien buenas  


Juan David Porras Santana