20 nov. 2015

EL ABRAZO OBSCURO



                                       
                             
Corrompido por mi propia mano, sustituyo el amor por el sexo cada vez más desenfrenado que se agota asimismo y busca nuevas y decadentes formas de satisfacción, anunciadas en vallas luminiscentes, en el inframundo de los excluidos y de las siete potencias.
La decadencia es tan permanente como el ascenso humano, un opuesto necesario para avanzar en las tinieblas de la tierra auto prometida  por la ciencia. A cada paso de la virtud y el sorprendente hallazgo corresponde el vértigo de la caída de las individualidades y de los imperios.
Somos el fruto prohibido, no sus idiotas comensales. Pendejo el que cree que otro es pendejo. Nada es gratuito. Ni los favores recibidos de la Madre Teresa de Calcuta hacia sus pobres, en ello además del bien, persigue estar a la diestra de Dios Padre. La Madre Ángela Merkel y los refugiados sirios, ella busca perdón por el Holocausto y su entronización como líder de Occidente .  Es la naturaleza humana y por qué no, justificada en la lucha permanente  entre el bien y el mal. ¿Quién no admira la inteligencia y cortesía de Hanníbal Lecter y por un momento borra de su mente sus atroces crímenes?
El amor con la intensidad y altura que logra el joven que tiene en su corazón, no solo la convicción de su inmortalidad, sino que vino a este mundo que está plagado  de imperfecciones, a cambiarlo y redimirlo.  Sólo será rescatable en la madurez por la acción improbable de Kira, la mujer que se aisló, como relaté en el anterior escrito a disfrutar de su esencia que indefectiblemente  en toda mujer es romántica.
Lilith por el contrario se quiso igualar al hombre – primer antecedente del feminismo-  y convencida de la inexistencia del puro sentimiento, desató todas sus carnes, el frenesí de sus intimidades, la adopción del sexo como medio para … y la disolución como última y única consecuencia .

Juan David Porras Santana