30 jun. 2015

LATITUD CERO

     
A Dolores Navarrete

La vida de un poeta es el terreno
donde germina su obra.
        Elizabeth Hulverson

Guacamayas sobrevuelan la impenetrable fronda
Debajo de ésta, una inmensa anaconda verde
engulle a un  encolerizado Jabalí llenos de barro
Aquí se estira y retuerce mi verbo que es una rosa

A ustedes que gentilmente les debo tanto
me llamaron  poeta, y yo no lo sabía
y siempre lo fui ,
cuando aquel camino ocre lo vi desde mi ventana
lo transite y mis pies ardían por la rupestre arcilla
mi mente como si soplaran el cristal candente de Murano
en el vientre de mi madre se expandió hacia las estrellas

Latitud cero, mi ecuador, cielo de cóndores
Crecer hacia el norte o hacia el sur es estirar el alma
que percibe auroras boreales o glaciales patagónicos
los he alcanzado sin moverme un ápice
sigo en la mitad de la tierra que es redonda
como una naranja o fructifica en geoide forma
por eso sé que tenían razón, poeta soy

La hembra se llenó de hijos
Le hice recordar que era mujer
Con encomio me recordó su rol de madre
Y me reclamó mi infértil papel de padre
Poeta que solo das sombra a palabras
que también preñan, son manos
que como raíces la atenazan  con tal fuerza
hasta hacerla mi centro de gravedad
Para eso nací poeta y no padre, ni amor
solamente  poeta

Juan David Porras Santana