20 jun. 2015

LA DIGNIDAD EN EL AMOR




Amamos siempre, estamos enamorados a ratos
Si nos enamorásemos permanentemente
Nuestro destino sería por muerte súbita
No lo queremos aceptar  para ser inmortales

Eterna jugada con la que permanecemos
en la arena del Coliseo derrotando fantasmas
Alegoría con la que trazamos la primera línea
con nuestra propia sangre  ¡Aquí estamos!

Asombrosamente en nuestros hijos transmutamos
El amor carnal por amor inextinguible, imborrable
Somos la casta más elaborada del Universo
Al punto que la sinapsis comunica, seducir

Amada siempre serás deletreada, P A S I Ó N
En carne viva nuestros cuerpos  sangran
La cicatriz de lo que fue no desaparece, está  y es
No cometamos la estupidez de perder
ese sagrado instante por maniqueas apariencias

Juan David Porras Santana