29 jun. 2015

UNA ROSA ENTRE DOS ABISMOS


“El sexo sin amor solo alivia el abismo
 que existe entre dos seres humanos
 de forma momentánea”. Erich Fromm


Tempestad por qué amainan
tus coléricos vientos
Es que acaso olvidas tu rol
en la faz de la tierra
Tan necesario
como los días de calma y sosiego
Eolo, Dios del viento
oblígalos con tu furia
queremos sentir
la magnificencia del Universo

Reconstruiremos nuestras casas,
sembraremos sin descanso
La tierra y su gente necesitan
la dialéctica pura de los opuestos
Esa melancólica canción
de la eterna primavera es altisonante
Sin los elementos seríamos
tan yermos y fríos como Plutón
en el ingrávido y oscuro firmamento

¡Oh amor suprema quintaesencia!
Llegaste sin aviso
y te vas de la misma forma
El vacío entre ella y yo
se hace insalvable
Busco en el sexo
lo que contigo perdí
Bálsamo que me hace arder
para que confundido
crea que  has regresado
Fiebre de 40 días y 40 noches
Estampida de búfalos
en las praderas americanas
Resuellos de Ballenas Jorobadas
en Cabo San Lucas
Retozar de carnes,
tejidos desgarrados
y oído fino para la lascivia
de nuestros cuerpos
al son de todos los sentidos

Amor como si fueses
un tránsfuga desapareces
Y  permites que en ese vacío
entre su abismo y el mío
una rosa encendida ,
fugaz,  se perpetúe
hasta que un día vueles
hacia nosostros
y si te provoca anides


Juan David Porras Santana|