9 jun. 2015

DIOS, EL GRAN ESPECTADOR




 Si Dios es Dios y el hombre una criatura hecha
 a imagen de la inteligencia divina,
 su función más noble 
 es la búsqueda de la verdad.
 Morris West


A raíz de un diálogo que sostuve con mi amiga y amada Uzáal
le relaté este chiste autocalificado de teológico por mí:
estaba ahogándose en un pozo un hombre ,
desesperado gritaba pidiendo ayuda ,
un samaritano escuchó el llamado y fue a su auxilio ,
le extendió una rama y logró llevarlo a la orilla .
Inmediatamente el moribundo salvado , grito al cielo
gracias a Dios, y el samaritano que lo salvó , le ripostó:
gracias a mi porque las intenciones de Dios eran clarísimas .
Le pregunté a Uzáal  ¿Existe el destino? ¿Dios nos permite decidir?
Su incertidumbre me incitó a escribir este poema 



El tiempo de Dios es perfecto
A Dios gracias no es así
Él es tan espectador como nosotros
del devenir creado por los humanos
Dios se sorprende como nosotros
nunca se lo hubiese esperado,
tal vez hubiese tomado otro sendero

Dios jamás  querrá intervenir
Perdería la existencia su razón de ser
Y él nunca nos habría creado
a su imagen y semejanza
no pasaríamos de ser
dos gacelas libres corriendo en el Kalahari

Cuando imploramos a Dios
Lo estamos haciendo
En el cuarto de espejos de la transfinitud
No es un clamor que se pierde
en el profundo azul de la bóveda celeste
Es un eco que siete veces repica
En la ansiedad de vernos pensar, decir y actuar
Porque al igual que nosotros necesita
saber la verdad, siempre y como tú y yo
detesta relativizar su desnuda carne
su inquebrantable osamenta,  porque
lo que aconteció es la obra de humanos
Y  halló gracia ante sus  benditos ojos
Tan humanos, tan desprotegidos
y deseando como nadie ser amado

Juan David Porras Santana