1 jul. 2015

ELECTRA




Eres mi amor no eres mi padre
Adentro, las entrañas gritan lo contrario
Se reproducen miles de versiones ideales
para que un hombre antes que nada
sea el padre , no porque aquel no lo fue
es que ella imagina cuantos hombres podrían
ser, el mejor padre , el héroe de esta  mujer
que le gusta sentirse abandonada y rescatada
para aceptar la inequívoca sombra del olmo

Adusto camina las ruinas de su vida
de pronto una joven se acerca y le mira
Basta para que sientan, los fuerte vientos
que anuncian la tempestad que se avecina

La restitución es inmediata, nace un Dios
Así ella también lo mira, fuerzas del interior
lo conminan a la total protección de la menina
Los toros viejos comen pastos tiernos
y abrevan en las fuentes ocultas de la vida

Alabastrina su piel transparenta las ansias
de aquel hombre venerable y complaciente
Nada más memorable
que ofrendar su propia vida
A cambio de la sonrisa anodina
aun como cuando el estoque
esta listo para que su acero
le brinde una muerte digna

Juan David Porras Santana