25 jun. 2015

EXTRAVÍO EN TUS BENDITOS OJOS





A Deccy Noemí Landeaeta Daubeterre

Abandoné aquella cómoda estancia
Crisol de palabras y besos de largo aliento
Me perdí como tantas veces en los laberintos
de aquellos inmaculados ojos de panal y miel

Son los ojos de la mujer que ama con ternura
Que desconoce que su prolijo  vientre
también está hecho para el amor húmedo
y caliente, como los huracanes de agosto
que no quieran tocar tierra sino perderse
en la mar más estuosa para no perder brío

Así es ella, mi almíbar de frutos secretos
esos que en la medida del tiempo
se consustancian con la ebriedad del dulce
y se hacen eternos ,
como la noches de Cleopatra

En ello perderse es encontrarse
En ellos por fin mi corazón
es una mesurada primavera de Vivaldi
En ellos mirar es tocar su piel
sin siquiera rozarla
Ámbar que gota a gota me desborda

Juan David Porras Santana