28 jul. 2013

NEMESIO, EL MAR HECHO POESÍA




                      

           
                                                                A Nemesio Marcano 
Cruda el alba entre remansos, frente a desvíos deserta
Y el diablo que en huida, raya al sendero, mira al boyero
 Lo increpa: cuece , cuece , cuece salmuera al lucero
 Irineo, Chico, Matilde, apuren hay una ribazón, son bonitos
 Dónde apá , allá , en la lontananza , en el bajo de las lavanderas
 Verdad que están ciegos los muchachos, es esa guarandinga del televisor
En las tardes con la fresca, tantas veces conversé con él
Nemesio nunca miraba el horizonte, sus ojos se tragaban todo el mar
Podía distinguir los trazos en el agua del bagre qüinche, del jurel
Como diferenciaba  la fresca, del temporal, y el pescado  con zigüatera  

 En las tardes con la fresca, tantas veces conversé con él
Elemental, hecho de sal, Nemesio era la poesía humanizada de la mar
Que navegaba en la Garza Prisionera y en los sueños del ocaso 
Cuanto amaba a ese viejo, que me enseño de la mar con  monosílabos
 En las tardes con la fresca, tantas veces conversé con él

 Ya en la enramada extraviando sus pupilas
  Entre una mancha de peces y el súbito disparo del amanecer,
  Sacia 
  Me esperaba, le conté que vi al diablo correr, gritando
  Me miró  y haciendo un gesto de desprecio, ujummm
  Me señaló hacia un punto en la mar que nunca vi
  Ayyy, mira como está entrando la sardina
  Irineo, Chico, Matilde  aligeren el tren.
 
  Juan David Porras Santana