21 jul. 2013

LA ECUACIÓN DE LA INCÓGNITA FALSA


                         Nuestro nada saber que es tan humano
                                     El Añalejo

            Un delfín atravesó el espejo zafiro de un mar incognito 
            Una secuoya por encima de las otras pudo ver al lucero
            El diablo que en su huida rayaba al sendero, lo increpó:
            Mar usa tu poder: cuece, cuece, cuece salmuera al lucero.

           Un hombre ardía,  quería tener a una mujer de vagina  angosta
           Una mujer fantaseaba con un hombre de pene rojo y grueso
           Dos mujeres sabían que frotando sus clítoris lo conseguirían

          Una fantástica pitón roca se comía a un gran león
          Su lenta digestión permitió que ni ella ni el león tuvieran acción
          El espectáculo estaba en le Albert Hall de Londres,  Julian Bream
          Tocaba el laúd cortesano,  lo convertía en el señor del La bemol

          Es que el sujeto nunca será un espíritu puro, sólo el objeto lo es
          Porque no dejamos de ver al mundo real tal com es y aceptamos
         Que lo que sabemos, también nos define, una ecuación imposible

                                          Juan David Porras Santana