27 jul. 2013

EL BOSQUE IMPENETRABLE DE LOS ACTOS CONSUMADOS




       
            
Ayer quebré una ilusión, una alondra más nunca cantará
Ayer  vi como los pies de cristo volvían a sangrar
Todo porque quise tentar al peligroso mundo de lo vulgar
 

No creo en el pecado capital pero si en los actos contra la humanidad
Siendo un niño entendí la dura frase: la procesión se lleva por dentro

 Ayer quebré la frágil rama del robusto árbol que se llama confianza
 Ayer volví como en mi niñez  a clavarle una aguja al corazón de Jesús
 Todo porque quise dar el  mínimo paso que separa al abismo de  la obscenidad
 

 Soy un bien nacido queriendo jugar a  mal nacido, no tengo el cuero
 Solía de adolescente creer que había visto a Dios en las corvas de las mujeres
 

 Ayer quebré la dureza que como una nuez separaba la pulpa y la piel
 Ayer insistí en volver a sentir la crueldad con que de una pedrada maté un azulejo
  Para no sentirme tan viejo, tan desvencijado, tan torpe, tan ignorado.
 

 Siento que pesa el capirote en mi lento caminar en las procesiones del Nazareno
 Era un joven arrojado,solo cubría inmensas extensiones de  mar, sin ansiar tierra.

 Ayer quebré en mil cristales la credulidad, trato desesperadamente de unir los pedazos
 Como un niño desesperado, sé que es  ímprobo, irreparablemente un acto consumado


        Juan David Porras Santana