20 dic. 2015

SEAMOS PERSEGUIDORES DE NUESTRO DESTINO





El láudano de Paracelso y el sueño del opio
El colosal Emperador Amarillo Huang Di
El imperio de Julio Cesar Octavio Augusto
Todo lo demás será el devenir cargado
de los artífices del término medio, el enjambre

Nuestra permanente nueva colonia
Tantas voces, éxitos, actos fallidos incendian
las siempre vetustas estructuras, colapso
en las imaginería del postmodernismo infatigable

Dominios de Omega sobre los orondos Alpha
Latitudes permeables de las masas que todo abarcan
Pido que se restituyan los salones del sueño del opio
que el dolor lo manejemos como si fuera hambre
y extirpemos la culpa como si fuese un flemón difuso

Es que acaso no es la hora de seguir la huella delatora
Perseguidores de un destino que dimana de concepciones
Fatalismo fariseo cuando escondes en tu alma al guerrero
¡Basta de las legiones de guevones y sus tules de seda barata!

Juan David Porras santana