25 dic. 2015

EL DESHABITADO CORAZÓN





A las huestes solitarias del planeta

“Lo opuesto al amor no es el odio sino la apatía “
  Rollo May

¿Cuál futuro? , si naufrago en el presente
Mi corazón es el gran cañón dónde retumba mi eco
Solo,  corro más rápido  sin rumbo, sin oriente
Cae el sol y me estremezco porque llega la noche
Me aferro a las últimas escarlatas y al verde veneno
Nada quiero, nada siento para qué vivir entonces

Me fueron abandonando sigilosamente
hoy mi corazón deshabitado es un pueblo fantasma
Forjo con frio acero la jaula que impide mi deserción
No estoy adentro, la miro desde afuera, es lo mismo
El suicidio es una acción a veces vulgar otras trascendente

Divago todo el tiempo así que estas disquisiciones
son extraordinariamente deferentes ,
muestra  cuanto los quiero, constructo de mi Alter Ego
Todo es tan fugaz y transitorio que nada permanece
Es jugar con lo eterno que en estas condiciones
fue lo que prefiguró el cristianismo como el infierno


Migran desde mí las últimas aves del invierno
Sangre en la charca  de las últimas batallas
Sombras que cruzan calles desoladas, baten todas las puertas
Fijo, miro la inexistencia que asombra porque es de materia
Las almas en pena van llegando para ocupar el palco
y ver como sobrevivo sin cesar a pesar de la insistente muerte
La vida se impone con su pesado puño sobre la gran mesa

Juan David Porras Santana