12 dic. 2015

AL FINAL LA VANIDAD NOS DEVORÓ





Encriptado atesoro aquello que me negaste
amor de las formas ideales sin necesidad de contenido
la esencia vendría de la necesidad de mí en ti

Legionario  de causas exactas te fui fiel
No sé cuánto resta, sólo sé de tu indolente
saber que tanto te amaba, ave de tantas ramas

Los glaciales más azules navegan equinocciales
Hemos caído tanto que todo será antártico
El norte es un inclinado casquete que se hunde

Soy el príncipe de mi minúsculo cubo
Allí se gestó mi decadente desenlace, furia de papeles
Intransigencia que demoledoramente  me desvanece

Pienso que nunca hice el amor, siempre me retaba
Mi corazón era mi falo que se crecía con tu demencia
Inútilmente desafiamos pretenciosamente a la muerte

Juan David Porras Santana