12 dic. 2015

LA POESÍA EL GRAN SENDERO




Mientras el tigre no puede dejar de ser tigre,
no puede destigrarse,
el hombre vive en riesgo permanente
de deshumanizarse.

José Ortega y Gasset


Lo que me queda de humano es un poema
que se inicia con la nada
y aspira abarcar el todo

Que mi animalidad no sea domesticada
para rastrear el sustantivo
para ser verbo que no cesa

Inmoralidad que ruge para ser temida
Pensamiento que entra en el oscuro hueco
y allí hiberna asido por hirientes raíces

Con el pecho abierto recibo la luz del día
A mi derecha mis lebreles irán de cacería
A mi izquierda ánimas benditas son mis palabras

Hemorragia, hasta  el último latido
Perfume de heliotropo en el mar abierto
Poesía de blancos caballos, libres sobre las arcillas

Juan David Porras Santana