29 dic. 2015

LA MUJER ESTÁ EN LA OTRA ORILLA



A Tara Abraxas

Pocos son entre los hombres
los que llegan a la otra orilla;
la mayor parte corre
de arriba a abajo en estas playas.

Buda


Atascada en el fango
mi mente insiste
haciendo lo mismo
y se entierra más
incrimina a la mala suerte
una y otra vez, una y otra vez
¿Por qué tomé este camino?,
si conocía el riesgo

Pensar no es un acto inocuo,
cruentas son sus consecuencias
Y no puedo dejar de pensar,
es la máquina perpetua
¿Estará programada
de antemano para dañar?

Soy acaso
una deformidad de mi existencia
primero se existe y luego se piensa
y te haces conciencia,
y los restos en el proceso
son un relicto
soterrado en un sótano
que a veces sin aviso
abre sus puertas y emergen
como virus, formas incompletas
y primitivas del pensamiento
que contaminan o revelan
lo que antecede a la razón
están hechas en su mayoría
de emociones y sentimientos

Sueños antediluvianos,
génesis virulento del antropomorfismo
Penden largas lianas del techo vegetal,
el cielo y el mar en la memoria
Los arcanos en tus cartas de triunfo ,
metabolizan lo que creo

Dios, si  la corriente tiene
siempre la misma dirección
Nadar en contra de ella
es un imposible nunca alcanzaré
la otra orilla , es triste ver
a la mujer que me gusta
que desde ella  me hace señales

Juan David Porras Santana