15 feb. 2014

CADA CABEZA ES UN MUNDO







Si algo he aprendido de mis queridos lectores,
es el valor de la individualidad.
En ellos he encontrado tantos mundos
como humanos poblamos el planeta






    Los pensamientos incontenibles

    son permanentes tormentas solares

    que como lenguas de fuego renuevan

    nuestro aprendizaje.



    La Mente es como un océano

    Desde la distancia parece un cuerpo uniforme

    y cuando estás en él, nada en tus sentidos

    ha percibido algo tan cambiante, mutante y ajeno



    El poder de pensar se está revelando, no en inventos

    Sino en trillones de trillones

    de pensamientos, de emociones

    Cada cabeza es un mundo, ninguna desdeñable

    Que como las cabezas de la Hidra de Lerna

    se multiplican exponencialmente

    Por eso la red se ha convertido

    en la expresión de este Multiverso

    Que imposible de tener en tiempo real

    se constela más allá de la velocidad de la luz

   ¡Dios, ahora entendemos por qué eres omnipresente!



    La individualidad impulsa un nuevo colectivo

    No ese podrido bodrio Marxista

    Ni aquel grito desesperado:  en la unión está la fuerza

    Sino el de una comunidad de individuos

    que con su propia cabeza

    atentos, entusiasmados y críticos siguen firmemente

    la dialéctica en apariencia fútil e inconducente

    de la argentina Cristina Docente

    y la venezolana María Elena loba feroz

   
    El tema y la moraleja:  las puertas del Yo no están abiertas




        Juan David Porras Santana