25 mar. 2014

DIALÉCTICA POÉTICAS DE MAYTE GGLEZZ (3)


                              UN MUNDO DE MÁS ALLÁ  QUE ESTÁ ACÁ

Si puedo soñar con tu nombre, si en silencio te aprendo a querer,
sin que lo sepas, serás tú mi hombre y aunque lo ignores, seré tu mujer…!!
                             Mayte GGlezz

Mayte ayer te decía se puede compartir un sueño, la realidad, la palabra pero lo más revelador, lo que no está ni en el sueño, ni  en la realidad, ni en el verso, eso que llamas un mundo de más allá, sólo a ti te pertenecerá.

Poeta por eso de alguna manera sabías que yo iba a encadenar lo que me dijiste con lo que siempre he pensado: si puedo soñar con tu nombre, si en silencio te aprendo a querer, sin que lo sepas, serás tú mi hombre y aunque lo ignores, seré tu mujer.

Puedes imaginar Mayte por un momento, que en esté justo instante, cientos de millones de seres están sufriendo, porque no se atreven a probar ir a las infinitas posibilidades que les da la vida para realizar lo que sueñan, sin caer en la única forma en que están condicionados: lo pienso, lo digo, lo hago. Y tú me muestra con inocencia y espontaneidad, una de las tantas posibilidades: el libre albedrío desde tu ser en sí.

Un buen día poeta, renuncié al plano de las concreciones físicas y me di cuenta que soy más energía que carne, y mi entidad es más mente que cualquier otra posibilidad, y está es la que maneja mis sentimientos, mis emociones y me dije: La atracción mental es mucho más fuerte que la física, de una mente no te liberas ni cerrando los ojos; del acto consumado del amor posiblemente hasta mates al amor antes de  que nazca, aborto en la más cruel de sus opciones.

Mayte siempre he pensado- que exagerado- que eres más mental que espiritual pero es que acaso el espíritu no es la consecuencia de la interacción  de la mente con el superyó (instancia moral, enjuiciadora de la actividad  de tu YO )

No ese sopló divino del que no hemos abrazado como tabla de salvación por no atrevernos a contrastar nuestra conciencia con el sótano oscuro de la preconsciencia( yo) y el inframundo del inconsciente .
Ese rostro de cierto escepticismo que me muestra es la atadura religiosa, se me parece tanto a la Santísima Trinidad.

Amiga y si lo vemos así, se me ocurre: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios, es SER, Hijo, es YO y Espíritu Santo – superyó y Ello-, voilá .

Tu ser en controversia permanente con tu YO, todo es mental, y la lucha de su resultado con el superyó y el ello, lo aprendido e incorporado por el inconsciente colectivo con el ya casi neutralizado instinto.
Mayte eso es lo decidido por ti, impulsada por algo que era desconocido en su esencia  por los padres del Psicoanálisis y sus derivaciones, la energía.

Lo que te permite los mundos personalísimos del más allá que está tan próximo que su cercanía- incorporación a nuestro ser- nos impide verlo. Por eso anoche Mayte, escribías en tu poema, esos versos finales que todo lo decían:

” …..Dile todo esto cuando sientas que pueden ser uno mismo
Y dile también poeta, lo mucho que lo necesito.... que te necesito!
TU mi poeta...”

Juan David Porras Santana