25 dic. 2014

LA RUEDA DE LA FORTUNA

a Montse Masip Moliner

A veces la cobardía no es más que la cándida
timidez de entrar en el acto que nos corresponde 


El mar es un azar
Qué tentación echar
Una botella al mar

Mario Benedetti

He clavado mi bandera
en tu playa Mujer
está vez el afortunado
he sido  soy yo
¿Me derrotarán
como a los otros mis demonios?
O con tu ayuda haremos
que los geranios florezcan

Eres amada una isla desnuda
sumida en turquesas
Tu cielo siempre limpio,
no anuncia borrascas
A mis ojos turbios
poco le importa
tu prístina belleza
Capcioso acumula evidencia
para justificar su huida
Mi tantas veces
auto declarada libertad precautelaría

Titánicamente
hago todo el esfuerzo para llegar a ti
Traicioneramente
me fugaré de mi bautizo y confirmación
Para poder gritar
a los cuatro vientos: ya yo lo sabía
Sin siquiera haber abrevado
en el agua pura de tu manantial

El colmo es que eso lo llamo fortuna
Cuando ni siquiera permito el azar
Sino un predispuesto libre albedrío
Con el cual siento haber cumplido
Con mi deberes para la libertad

¿Sería el mayor acto de cobardía?
Pedirte que cuando esté en ti
Obvies los prolegómenos
Y te hagas de mí de manera
Impetuosa, irrespetuosa
Y tomes propiedad de lo que te pertenece
Abusando y abusando hasta hacer de mí
el magnífico amante que desea a rabiar
a su inquietante amor

Juan David Porras Santana
Soy feliz no porque la vida me sonría
sino porque yo le sonrío a la vida