19 mar. 2014

LA TENTATIVA MIL VECES FALLIDA




La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
Puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma……

 Jorge Luis Borges


Que difícil renunciar a ser carne
Es tan fácil ser el innegable espíritu
Que sólo se satisface con sí mismo

Que profunda la elíptica que traza
el ataque de una pantera

Siempre atenté contra mi cuerpo
Salvajemente él se defendía,
sabía que su ofensa era hacia mi espíritu
porque gracias  a él sentía
e irremediablemente pecaría

Contrito e inmerso, la culpa me consumía
Mil veces prometía que jamás volvería

A cuántos placeres renunciaba
Y tú me mostrabas que solo
con mi alma vetusta me quedaría
Tu mano larga me llevaba como a un ciego
Que de pronto ve y lo que mira lo soñaba

Si sólo podía soñar
lo que rastreaban  mis sentidos
sueños de madreselva
sueños de perdices y faisanes
sueños de sonatas para piano y cello
sueños húmedos adentro de tu vagina
sueños dónde el mar reinventaba los verdes

Entonce mi animal no solo respiraba, te acechaba
Sin mi cuerpo no te tendría,
y solamente  sería un alma en pena
el resto de mis días

Juan David Porras Santana