24 mar. 2014

DIALÉCTICA POÉTICAS DE MAYTE GGLEZZ (2)



                                   
                                                          EL TERCER TIGRE

¿Alguna vez han despertado de un sueño sin poder, por unos momentos, separar la frontera entre la realidad y el mundo donde soñamos?. De hecho, confieso que eso me pasa en ocasiones aun estando despierta, cuando me pierdo soñando y me dejo ir a ese mundo que existe más allá de la realidad.
                                                      Mayte GGlezz

Mayte, te dije alguna vez que soy un poeta del Sol, no de Luna. Qué extraño Poeta, siempre pensé que ustedes seguían el tempo y la luz umbría de la Luna. Ciertamente Mayte, la mayoría de los poetas son lobos que llevan en el pulso el ritmo lunar.

Yo nací sombrío y por el contrario siempre necesité del Sol.

La oscuridad en mi infancia me marcó, me llenaba de angustia, nunca pude dormir sin mi fiel compañera la luz eléctrica. Esperaba con codicia la llegada del alba y con ella mi redención.

Poeta fíjate, tenía la impresión de que eras hijo de la noche. ¿Entonces estaba equivocada? No, de cierta manera soy un esclavo de la nocturnidad, allí ejerzo mi oficio poético, en la noche me pierdo en sus laberintos para descubrir con asombro, lo que el día me esconde y lo que ella me permite fantasear.

Es como cuando me cuentas que en la duermevela no logras separar la frontera entre la realidad  y el mundo dónde sueñas. Al punto que puedes manipular lo soñado y conducirlo a tu antojo para extender el placer de lo onírico en el plano real. Freud los llamaba sueños de arriba, porque están muy cerca del consciente.

Mayte, pero no sé si conscientemente te diste cuenta de que hablaste de un mundo más allá de la realidad. Que no está en el sueño, ni en el reino ontológico  ¿tal mundo existirá? Poeta, te puedo asegurar haberlo vivido, haberme dejado llevar, como si mi voluntad le perteneciera a otro que está en sintonía con mis deseos y me hace plácido el momento

Mayte, mira que hermosa noche sin luna, ves tantas estrellas, y son más las que no ves -trillones de trillones más-  y apenas representan el 5% de la materia del Universo , el 95% es materia oscura, que no sabemos lo que es , pero allí está y tiene el 75% de la energía del cosmos, alguna finalidad tendrá.

Mayte que maravilla tú y yo, todos, estamos hechos de la misma manera. Por lo tanto entre la conciencia e inconsciencia,  el sueño y realidad, hay tantos planos como entre esos espacios oscuros y las luminosas estrellas. Como no va a existir uno, millones de mundos más allá de lo que llamamos realidad.

Poeta, me traes a la memoria el fabuloso poema de Borges sobre el Otro Tigre, en particular sus últimos versos    
“….Un tercer tigre buscaremos. Éste
Será como los otros una forma
De mi sueño, un sistema de palabras
Humanas y no el tigre vertebrado
Que, más allá de las mitologías,
Pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
Me impone esta aventura indefinida,
Insensata y antigua, y persevero
En buscar por el tiempo de la tarde
El otro tigre, el que no está en el verso.”

Mayte, se puede compartir un sueño, la realidad, la palabra pero lo más revelador, lo que no está ni en el sueño, ni  en la realidad, ni en el verso, eso que llamas un mundo de más allá, sólo a ti te pertenecerá.

Juan David Porras Santana