18 mar. 2014

LA VIDA NO ES UNA LINEA RECTA



La vida de un hombre es la biografía de su desorden
                          El Añalejo


Siento tus huesos que rozan con los míos
Estamos tan cerca, tan cerca
que nos confundimos
Lates al ritmo de mi corazón
y yo me desboco hacia el tuyo

Ambos miramos
como el horizonte cierra su curvatura
Quiero acelerar los acontecimientos,
mientras tú los detienes

Es la diferencia
entre caminar hacia adelante, así soy
Y tú que serpenteas
como los grandes ríos del trópico
Al final desembocamos
siempre asíncronamente

Por qué no aprendí a detenerme,
a esquivar los obstáculos
A escuchar tu eco
que resonaba  siete veces, detente

Un disparo disipa una mancha de aves
que oscurecen el cielo
Mientras tú quieres saber si alguno murió
Yo corro a ver hasta dónde
está  el cielo libre de ellos

Ser y estar son tan diferentes,
mientras eres, no te importa dónde estás
Mientras estoy me disperso
en tantos seres
como exigencias tenga el entorno

La sonata  que ejecuté para ti
pudiste comprenderla en su todo
Mientras yo tocaba Alegro, Adagio y Final
y era una forma en desorden
Me gusta tanto seguir el camino
de tu ropa íntima que vas abandonando

Lo haces por mí
siempre has sabido que para reconocerte
necesito de las señales inequívocas
de una presa  que quiere
que la devoren tenazmente

Juan David Porras Santana