25 feb. 2014

VUESTRA MERCED EL EROTISMO




                                              A Lu


¡Ay los vicios humanos! Son ellos los que contienen
la prueba de nuestro amor por el infinito.

                         Charles Baudelaire




    El poder de la primera tentación

    Te demuestra que eres un ser vivo

    tu corazón late sin medida

    sientes el calor de una fiebre bienvenida

    la compulsión a la repetición inagotable

    has entrado en el Reino de Lu, estás perdido



    Cuantas veces me he perdido

    y no quiero que me encuentren

    respiro la humedad de lo prohibido

    escucho la fricción de nuestros

    sexos lubricados por el sudor

    y el néctar que emana de tu flor carnívora

    para que este pájaro sediento sea devorado



    La moral me impone poner fin a la dicha

    pero empiezo a desear la mujer de mi prójimo

    y a sentir el placer de probar otra fruta prohibida

    El Reino de Lu no tiene fronteras, es translimito

    Solo ella puede reinar porque su mente no se oculta



    Quiero que veas en el fondo de sus ojos

    Como inquieto el placer se ensancha

    como una vagina que espera ser poseída

    que los nervios oculares reflejan escenas eróticas

    sobre sus retinas que a su vez son los claros de agua

    donde tus pupilas dilatadas brillan en su noche



    Si ese mundo es inmoral yo quiero estar

    De él me quiero aprovechar

    porque sé que no quiero saciar mi sed

    no es una necesidad, es la fuente

    de un deseo que crece para hacerse inmortal




     Juan David Porras Santana