24 feb. 2014

VENEZUELA TIERRA SIGNADA POR DIOS PARA LA LIBERTAD



    "Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes:

     es un país de esclavos."

                                                  Simón Bolívar




    Una carabela ciñe

    hacia la costa esmeralda y de olores excitantes

    Es Macuro.

    Un mar de agua dulce más allá del non plus ultra

    tenía que ser Tierra de Gracia; bendecida por Dios y la Virgen



    Sin saberlo premonitoriamente el Almirante

    miró medio milenio adelante

    y seguía siendo la Tierra de Gracia

    Continente que albergó y mezcló tantas culturas

    Hoy es el contenido de un universo todo



    Ser venezolano es una entidad

    que todavía sigue siendo indescifrable

    para los pueblos del mundo

    Unos individuos que son ricos pero viven pobres

    unas mujeres que parecen salidas de sus orquídeas,

    y otras tan abandonadas pero tan valientes que son Amazonas

    las puertas abiertas de par en par

    para que el extranjero se sienta vecino

    y los coterráneos no sepan que es ser venezolano



    ¿Tierra de Gracia por qué caíste en desgracia?

    Nos enviciamos tanto

    que nos olvidamos de la mayoría de tus hijos

    Queremos poner orden y justicia

    pero no nos ponemos de acuerdo

    Que si el sol debe salir para todos,

    que si solo se logra con la libre empresa



    Ya a éstas alturas, lo que hay es desencuentro

    y Venezuela te tenemos abandonada

    Volvamos a donde comenzó todo,

    cuando conformamos la primera República

    Tentativa fallida por diferencias internas,

    Llegamos a la quinta y las mismas diferencias internas

    con diferentes actores, pero con una Constitución

    que nos permite zanjar estas diferencias

    Venezuela se constituye en un Estado democrático

    y social de Derecho y de Justicia, que propugna

    como valores superiores de su ordenamiento jurídico

    y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad,

    la solidaridad, la democracia,

    la responsabilidad social y en general,

    la preeminencia de los derechos humanos,

    la ética y el pluralismo político.

    ¿Qué estamos esperando?

    vamos todos a cumplir nuestro supremo mandato




    Juan David Porras Santana