16 feb. 2014

NUESTRA VIDA, ES LA HISTORIA QUE DE ELLA HACEMOS




                       

                                                                                                  A Lilia Díaz


                                                                                                  En el instante que no siento,
                                                                                                  la Tierra ya no gira para mí

                                                                                                               El Añalejo





    Revelación eres el instante donde nace el porvenir

    No sé de tantas revelaciones cuál escoger

    La que como un resplandor ciega nuestra vista

    Y con mano férrea sostiene por ese instante el corazón



    A partir de allí tramamos cada escena de una novela

    Con el cuidado de nunca anular el primer capítulo

    Porque sin él, nuestra historia no comprobaría

    Que nuestra dulce conjetura tuviese un final feliz



    Qué equivocados estamos cuando la felicidad

    está en la trama, los finales felices son sumisiones

    Que nuestro YO dictamina

    para que como Pilatos nos lavemos las manos

    mientras en la fuente de agua que lo hacemos

    se refleja nuestro verdadero ser



    Nuestra historia debe comenzar

    por el momento más confuso,

    aquel donde perdidos

    No éramos protagonistas

    sino observadores de un mundo

    Ajeno, incomprensible, sin sentido

    Y que con nuestras decisiones fuimos cambiando

    Desde el sentir hasta el razonar

    Para que Tierra siguiera rotando sobre su eje

    Pivote que en el verdadero final, terminar siendo tú,

    y las circunstancias que tejieron tu existir



    Juan David Porras Santana