29 abr. 2015

UN ORGASMO POR EL AMOR DE DIOS. EPILOGO


                              


Eva tuvo su primer orgasmo cuando probó de la fruta prohibida.  Ella y Adán habían tenido relaciones sexuales pero faltaba el ingrediente que dispararía la mente de Eva a la lujuria, el pecado, el misterio, probar de lo prohibido.

Isaura luego del interminable divorcio, llegaba al medio cupón, estaba estupenda,  sus carnes firmes, sus formas intactas, y una voracidad  sexual que ella misma no reconocía.

 Siempre la había sido fiel a Arnaldo, mientras que este era un puto más de las noche caraqueña. Con todas hacía el amor de la misma forma, algún pequeño agregado, les pedía  que usaran ligueros y adminículos comprados en la tienda Kama Sutra. Para jugar a los lascivos amantes de El último Tango en París.

Isaura comenzó a salir con las amigas y se le acercaban pretendientes que lo que querían era pasar una noche y anexarlas a su íntima agenda de culos coronados.

Con alguno de estos menesteroso de la noche salió y tuvo sexo, igual o peor que el que había tenido durante 25 años con Arnaldo.

Los hombres jóvenes mostraban interés en Isaura y aun cuando demostraban una mayor fogosidad que los anteriores, el final era el que reza la vieja conseja: no te acuestes con carajitos porque amaneces cagada.

Transcurrieron 5 años de repetirse y consumirse en el vacío. Al punto de reprocharse sino había sido un error dejar a Arnaldo, una precipitación porque si el mundo era así, mejor malo conocido que bueno por conocer.

Visitaba la galería de Arte Las Meninas, cuando de pronto un hombre de aproximadamente 70 años , la miraba y no disimulaba su interés en ella .Al punto que en una espantosa pintura de Lino Marcussi, artista que estaba de moda en ese momento, coincidieron espacial y temporalmente : que horror y esto es arte, dijeron al unísono .


Más tarde  Isaura no paraba de reír mientras, Augusto preparaba unos espagueti Fruto di mare . al fondo música de Jobim , y en sus copas un excelente Châteauneuf-du-Pape, haciendo de la tarde un santuario del buen gusto y la exquisita inteligencia para la vida.

Augusto luego de bailar un par de Valsas Brasileñas – nada más romántico y relajante- Alzó en vilo a Isaura, ella asombrada y asustada pensó que aquel hombre mayor se caería junto con ella.

Todo lo contrario, la hizo doblarse sobre su espalda y tuvo inmediato acceso a un pubis húmedo y fragante a feromonas. Lo besaba con tanta paciencia y sapiencia que los orgasmos se sucedían uno tras otro. 

De pronto en vez de besar y lamer el pubis succionada con un poder inusitado desde el ano hacia su recto, la lengua dura, nunca bífida penetro tan adentro y tocó el centro de todos los nervios. Jamás había experimentado el placer y el miedo que aun mismo tiempo la poseían lúbricamente.

 Le rogó: Augusto penétrame fuerte. Él de un solo giro la sentó en el borde de granito del tope de la cocina  y procedía intermitentemente a penetrarla por el recto y la vagina , Isaura estaba perdida era un mar de fondo de placeres contradictorios , no los identificaba y a cada arremetida sentía orgasmos en las paredes más íntimas de la vagina y en el ignoto hueco obscuro de su recto que lubricaba y acababa en cada secuencia que Augusto con placer y maestría conocía .

Así fue la tarde y la noche,  un solo beso.  En la madrugada., de pronto Isaura se puso a llorar, 30 años de mi vida perdidos  , los veo pasar frente a mi como una película aburridísima que me obligan a ver una y otra vez, y tú amante mío en horas me muestras el lado luminoso de la existencia . Él la calla con los dedos colocándooslos suavemente sobre sus labios. Le dice: mi experiencia vana fuera ,si, hoy tu no hubieses aparecido en mi vida, es que acaso no piensas que el placer que hoy disfrutamos, de ti dimana, seguramente como en las cosas de esta vida, todas suceden y tienen una razón que sólo Dios conoce. .

Juan David Porras Santana